Muertos al pecado, vivos en Cristo

1
¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde?
2
¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?
3
¿Acaso no saben ustedes que todos los que fuimos bautizados para unirnos con Cristo Jesús, en realidad fuimos bautizados para participar en su muerte?
4
Por tanto, mediante el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, a fin de que, así como Cristo *resucitó por el poder del Padre, también nosotros llevemos una vida nueva.
5
En efecto, si hemos estado unidos con él en su muerte, sin duda también estaremos unidos con él en su resurrección.
6
Sabemos que nuestra vieja naturaleza fue crucificada con él para que nuestro cuerpo pecaminoso perdiera su poder, de modo que ya no siguiéramos siendo esclavos del pecado;
7
porque el que muere queda liberado del pecado.
8
Ahora bien, si hemos muerto con Cristo, confiamos que también viviremos con él.
9
Pues sabemos que Cristo, por haber sido *levantado de entre los muertos, ya no puede volver a morir;
la muerte ya no tiene dominio sobre él.
10
En cuanto a su muerte, murió al pecado una vez y para siempre;
en cuanto a su vida, vive para Dios.
11
De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús.
12
Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo mortal, ni obedezcan a sus malos deseos.
13
No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia;
al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.
14
Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino bajo la gracia.


Esclavos de la justicia

15
Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!
16
¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son *esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia.
17
Pero gracias a Dios que, aunque antes eran esclavos del pecado, ya se han sometido de corazón a la enseñanza que les fue transmitida.
18
En efecto, habiendo sido liberados del pecado, ahora son ustedes esclavos de la justicia.
19
Hablo en términos humanos, por las limitaciones de su *naturaleza humana.
Antes ofrecían ustedes los miembros de su cuerpo para servir a la impureza, que lleva más y más a la maldad;
ofrézcanlos ahora para servir a la justicia que lleva a la *santidad.
20
Cuando ustedes eran esclavos del pecado, estaban libres del dominio de la justicia.
21
¿Qué fruto cosechaban entonces? ¡Cosas que ahora los avergüenzan y que conducen a la muerte!
22
Pero ahora que han sido liberados del pecado y se han puesto al servicio de Dios, cosechan la santidad que conduce a la vida eterna.
23
Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor.