Canto Triunfal

1
Cuando el Señor tenga compasión de Jacob, y escoja de nuevo a Israel y los establezca en su propia tierra, entonces se les juntarán extranjeros que se unirán a la casa de Jacob.
2
Los pueblos los tomaran y los llevarán a su lugar, y la casa de Israel los poseerá como siervos y siervas en la tierra del Señor.
Tomarán cautivos a los que los habían llevado cautivos, y dominarán sobre sus opresores.
3
Y el día en que el Señor te dé descanso de tu dolor, de tu desesperación y de la dura servidumbre a la que fuiste sometido,
4
pronunciarás esta burla contra el rey de Babilonia, y dirás:
“¡Cómo se ha acabado el opresor,
Y cómo ha cesado el furor!
5
El Señor ha quebrado el báculo de los impíos,
El cetro de los gobernantes
6
Que golpeaba con furia a los pueblos con golpes incesantes,
Que sometía con ira a las naciones en incesante persecución.
7
Toda la tierra está en reposo, está tranquila.
Prorrumpe en gritos de júbilo.
8
Aun los cipreses y los cedros del Líbano se alegran a causa de ti, y dicen :
Desde que fuiste derribado, no ha subido talador contra nosotros.’
9
El Seol (región de los muertos), desde abajo, se estremece por ti al recibirte en tu venida;
Por ti despierta a los espíritus de los muertos, a todos los jefes de la tierra;
Levanta de sus tronos a todos los reyes de las naciones.
10
Todos ellos responderán y te dirán:
También tú has sido debilitado como nosotros,
Has venido a ser semejante a nosotros.
11
Han sido derribadas al Seol
Tu ostentación y la música de tus arpas.
Debajo de ti las larvas se extienden como cama ,
Y los gusanos son tu cobertura.’
12
¡Cómo has caído del cielo,
Oh lucero de la mañana, hijo de la aurora!
Has sido derribado por tierra,
Tú que debilitabas a las naciones.
13
Perodijiste en tu corazón:
Subiré al cielo,
Por encima de las estrellas de Dios levantaré mi trono,
Y me sentaré en el monte de la asamblea,
En el extremo norte.
14
Subiré sobre las alturas de las nubes,
Me haré semejante al Altísimo.’
15
Sin embargo, serás derribado al Seol,
A lo más remoto del abismo.
16
Los que te vean te observarán,
Te contemplarán, y dirán :
‘¿Es éste aquel hombre que hacía temblar la tierra,
Que sacudía los reinos,
17
Que puso al mundo como un desierto,
Que derribó sus ciudades,
Que a sus prisioneros no abrió la cárcel?’
18
Todos los reyes de las naciones,
Todos ellos yacen con gloria,
Cada uno en su sepulcro.
19
Pero tú has sido echado de tu sepulcro
Como vástago desechado,
Como ropa de muertos traspasados a espada,
Que descienden a las piedras de la fosa,
Como cadáver pisoteado.
20
No estarás unido con ellos en el sepelio,
Porque has destruido tu tierra,
Has matado a tu pueblo.
Que no se nombre jamás la descendencia de los malhechores.
21
Preparen para sus hijos el matadero
A causa de la iniquidad de sus padres.
Que no se levanten y tomen posesión de la tierra,
Y llenen de ciudades la faz del mundo.”
22
“Yo me levantaré contra ellos,” declara el Señor de los ejércitos, “y cortaré de Babilonia nombre y sobrevivientes, descendencia y posteridad,” declara el Señor.
23
“La convertiré en posesión de erizos y en aguas estancadas, y la barreré con la escoba de la destrucción,” declara el Señor de los ejércitos.


Profecía sobre Asiria y Filistea

24
El Señor de los ejércitos ha jurado: “Ciertamente, tal como lo había pensado, así ha sucedido;
tal como lo había planeado, así se cumplirá:
25
Quebrantaré a Asiria en Mi tierra, y la pisotearé sobre Mis montes.
Entonces su yugo se les quitará de encima, y su carga será quitada de sus hombros.
26
Este es el plan acordado contra toda la tierra, y ésta es la mano que está extendida contra todas las naciones.
27
Si el Señor de los ejércitos lo ha determinado, ¿quién puede frustrar lo ? Y en cuanto a Su mano extendida, ¿quién podrá apartarla?”
28
El año en que murió el rey Acaz, vino este oráculo (esta profecía):
29
“No te alegres, toda tú, Filistea,
De que la vara que te hirió esté quebrada;
Pues de la raíz de la serpiente saldrá una víbora,
Y su fruto será serpiente voladora.
30
Los más débiles comerán,
Y los necesitados se acostarán seguros.
Pero haré morir de hambre tu raíz,
Y ésta matará tus sobrevivientes.
31
Gime, puerta;
clama, ciudad;
Derrítete (Desanímate), toda tú, Filistea.
Porque del norte viene humo,
Y nadie de sus filas se queda atrás.
32
¿Cómo, pues, se responderá a los mensajeros de la nación?:
Que el Señor ha fundado a Sion,
Y en ella buscarán refugio los afligidos de Su pueblo.”