Derrota de Jabín y sus Aliados

1
Cuando Jabín, rey de Hazor, se enteró de todo esto envió mensajeros a Jobab, rey de Madón, al rey de Simrón, al rey de Acsaf.
2
También avisó a los reyes que estaban al norte en la región montañosa, en el Arabá, al sur del Mar de Cineret (Mar de Galilea), y en las tierras bajas (la Sefela) y en las alturas de Dor al occidente,
3
a los Cananeos que estaban al oriente y al occidente, a los Amorreos, a los Hititas, a los Ferezeos y a los Jebuseos en la región montañosa, y a los Heveos al pie del Hermón en la tierra de Mizpa.
4
Salieron ellos, y todos sus ejércitos con ellos, tanta gente como la arena que está a la orilla del mar, con muchísimos caballos y carros.
5
Así que todos estos reyes, habiendo acordado unirse, vinieron y acamparon juntos cerca de las aguas de Merom para pelear contra Israel.
6
Entonces el Señor dijo a Josué: “No temas a causa de ellos, porque mañana a esta hora Yo los entregaré a todos ellos muertos delante de Israel.
Desjarretarás sus caballos y les quemarás sus carros.”
7
Josué, y toda la gente de guerra con él, vinieron de repente sobre ellos junto a las aguas de Merom, y los atacaron.
8
Y el Señor los entregó en manos de Israel, los derrotaron y los persiguieron hasta Sidón la grande, hasta Misrefot Maim y hasta el Valle de Mizpa al oriente.
Los hirieron hasta que no les quedó sobreviviente alguno.
9
Josué hizo con ellos como el Señor le había mandado: desjarretó sus caballos y les quemó sus carros.
10
Por ese mismo tiempo Josué volvió y se apoderó de Hazor e hirió a espada a su rey, porque Hazor antes había sido cabeza de todos estos reinos.
11
Mataron a filo de espada a todas las personas que había en ella, destruyéndo las por completo.
No quedó nadie con vida.
A Hazor le prendió fuego.
12
Josué capturó todas las ciudades de estos reyes, y a todos sus reyes.
Los hirió a filo de espada y los destruyó por completo, tal como Moisés, siervo del Señor, había ordenado.
13
Sin embargo, Israel no quemó ninguna de las ciudades que estaban sobre sus colinas, con la única excepción de Hazor, la cual Josué incendió.
14
Los Israelitas tomaron como botín todos los despojos de estas ciudades y el ganado;
pero a los hombres hirieron a filo de espada hasta destruirlos.
No dejaron a ninguno con vida.
15
Tal como el Señor había ordenado a Moisés Su siervo, así Moisés lo ordenó a Josué, y así Josué lo hizo.
No dejó de hacer nada de todo lo que el Señor había ordenado a Moisés.


Resumen de la Conquista

16
Tomó, pues, Josué toda aquella tierra: la región montañosa, todo el Neguev (región del sur), toda la tierra de Gosén, las tierras bajas (la Sefela), el Arabá, la región montañosa de Israel y sus llanuras,
17
desde el Monte Halac, que se levanta hacia Seir, hasta Baal Gad en el Valle del Líbano, al pie del Monte Hermón.
Capturó a todos sus reyes, los hirió y los mató.
18
Por mucho tiempo Josué estuvo en guerra con todos estos reyes.
19
No hubo ciudad que hiciera paz con los Israelitas, excepto los Heveos que vivían en Gabaón.
De todas se apoderaron por la fuerza.
20
Porque fue la intención del Señor endurecer el corazón de ellos, para que se enfrentaran en batalla con Israel, a fin de que fueran destruidos por completo, sin que tuviera piedad de ellos y los exterminara, tal como el Señor había ordenado a Moisés.
21
Por aquel tiempo Josué fue y destruyó a los Anaceos de la región montañosa, de Hebrón, de Debir, de Anab, de toda la región montañosa de Judá y de toda la región montañosa de Israel.
Josué los destruyó por completo con sus ciudades.
22
No quedaron Anaceos en la tierra de los Israelitas.
Sólo quedaron algunos en Gaza, en Gat y en Asdod.
23
Tomó, pues, Josué toda la tierra de acuerdo con todo lo que el Señor había dicho a Moisés.
Y Josué la dio por heredad a Israel conforme a sus divisiones por sus tribus.
Entonces la tierra descansó de la guerra.