Pablo y su mensaje de sabiduría

1
Amados hermanos, la primera vez que los visité, no me valí de palabras elevadas ni de una sabiduría impresionante para contarles acerca del plan secreto de Dios.
2
Pues decidí que, mientras estuviera con ustedes, olvidaría todo excepto a Jesucristo, el que fue crucificado.
3
Me acerqué a ustedes en debilidad: con timidez y temblor.
4
Y mi mensaje y mi predicación fueron muy sencillos.
En lugar de usar discursos ingeniosos y persuasivos, confié solamente en el poder del Espíritu Santo.
5
Lo hice así para que ustedes no confiaran en la sabiduría humana sino en el poder de Dios.
6
Sin embargo, cuando estoy con creyentes maduros, sí hablo con palabras de sabiduría, pero no la clase de sabiduría que pertenece a este mundo o a los gobernantes de este mundo, quienes pronto son olvidados.
7
No, la sabiduría de la que hablamos es el misterio de Dios, su plan que antes estaba escondido, aunque él lo hizo para nuestra gloria final aún antes que comenzara el mundo;
8
pero los gobernantes de este mundo no lo entendieron;
si lo hubieran hecho, no habrían crucificado a nuestro glorioso Señor.
9
A eso se refieren las Escrituras cuando dicen:
«Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado,
ninguna mente ha imaginado
lo que Dios tiene preparado
para quienes lo aman».
10
Pero fue a nosotros a quienes Dios reveló esas cosas por medio de su Espíritu.
Pues su Espíritu investiga todo a fondo y nos muestra los secretos profundos de Dios.
11
Nadie puede conocer los pensamientos de una persona excepto el propio espíritu de esa persona y nadie puede conocer los pensamientos de Dios excepto el propio Espíritu de Dios.
12
Y nosotros hemos recibido el Espíritu de Dios (no el espíritu del mundo), de manera que podemos conocer las cosas maravillosas que Dios nos ha regalado.
13
Les decimos estas cosas sin emplear palabras que provienen de la sabiduría humana.
En cambio, hablamos con palabras que el Espíritu nos da, usando las palabras del Espíritu para explicar las verdades espirituales;
14
pero los que no son espirituales no pueden recibir esas verdades de parte del Espíritu de Dios.
Todo les suena ridículo y no pueden entenderlo, porque solo los que son espirituales pueden entender lo que el Espíritu quiere decir.
15
Los que son espirituales pueden evaluar todas las cosas, pero ellos mismos no pueden ser evaluados por otros.
16
Pues,
«¿Quién puede conocer los pensamientos del Señor?
¿Quién sabe lo suficiente para enseñarle a él?».
Pero nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo.