Cómo descubrir a los falsos profetas

1
Queridos amigos, no les crean a todos los que afirman hablar de parte del Espíritu.
Pónganlos a prueba para averiguar si el espíritu que tienen realmente proviene de Dios, porque hay muchos falsos profetas en el mundo.
2
Esta es la manera en que sabremos si tienen o no el Espíritu de Dios: si una persona que afirma ser profeta reconoce que Jesucristo vino en un cuerpo humano, esa persona tiene el Espíritu de Dios;
3
pero si alguien afirma ser profeta y no reconoce la verdad acerca de Jesús, aquella persona no es de Dios.
Tal persona tiene el espíritu del Anticristo, del cual ustedes oyeron que viene al mundo, y de hecho, ya está aquí.
4
Pero ustedes, mis queridos hijos, pertenecen a Dios.
Ya lograron la victoria sobre esas personas, porque el Espíritu que vive en ustedes es más poderoso que el espíritu que vive en el mundo.
5
Esas personas pertenecen a este mundo, por eso hablan desde el punto de vista del mundo, y el mundo les presta atención.
6
En cambio, nosotros pertenecemos a Dios, y los que conocen a Dios nos prestan atención.
Como ellos no pertenecen a Dios, no nos prestan atención.
Así es como sabemos si alguien tiene el Espíritu de verdad o el espíritu de engaño.


Ámense unos a otros

7
Queridos amigos, sigamos amándonos unos a otros, porque el amor viene de Dios.
Todo el que ama es un hijo de Dios y conoce a Dios;
8
pero el que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
9
Dios mostró cuánto nos ama al enviar a su único Hijo al mundo, para que tengamos vida eterna por medio de él.
10
En esto consiste el amor verdadero: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros y envió a su Hijo como sacrificio para quitar nuestros pecados.
11
Queridos amigos, ya que Dios nos amó tanto, sin duda nosotros también debemos amarnos unos a otros.
12
Nadie jamás ha visto a Dios;
pero si nos amamos unos a otros, Dios vive en nosotros y su amor llega a la máxima expresión en nosotros.
13
Y Dios nos ha dado su Espíritu como prueba de que vivimos en él y él en nosotros.
14
Además, hemos visto con nuestros propios ojos y ahora damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para que fuera el Salvador del mundo.
15
Todos los que declaran que Jesús es el Hijo de Dios, Dios vive en ellos y ellos en Dios.
16
Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor.
Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos;
17
y al vivir en Dios, nuestro amor crece hasta hacerse perfecto.
Por lo tanto, no tendremos temor en el día del juicio, sino que podremos estar ante Dios con confianza, porque vivimos como vivió Jesús en este mundo.
18
En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor.
Si tenemos miedo es por temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios.
19
Nos amamos unos a otros, porque él nos amó primero.
20
Si alguien dice: «Amo a Dios», pero odia a otro creyente, esa persona es mentirosa pues, si no amamos a quienes podemos ver, ¿cómo vamos a amar a Dios, a quien no podemos ver?
21
Y él nos ha dado el siguiente mandato: los que aman a Dios deben amar también a sus hermanos creyentes.