Salomón pide sabiduría

1
Salomón hizo una alianza con el faraón, rey de Egipto, y se casó con una de sus hijas.
Se la llevó a vivir a la Ciudad de David mientras terminaba de construir su palacio, el templo del Señor y la muralla que rodeaba la ciudad.
2
En ese tiempo, el pueblo de Israel sacrificaba sus ofrendas en los lugares de culto de la región, porque todavía no se había construido un templo en honor al nombre del Señor.
3
Salomón amaba al Señor y seguía todos los decretos de su padre David;
sin embargo, él también ofrecía sacrificios y quemaba incienso en los lugares de culto de la región.
4
El más importante de esos lugares de culto se encontraba en Gabaón;
así que el rey fue allí y sacrificó mil ofrendas quemadas.
5
Esa noche, el Señor se le apareció a Salomón en un sueño y Dios le dijo:
—¿Qué es lo que quieres? ¡Pídeme, y yo te lo daré!
6
Salomón contestó:
—Tú mostraste gran y fiel amor hacia tu siervo David, mi padre, un hombre transparente y leal, quien te fue fiel.
Hoy sigues mostrándole este gran y fiel amor al darle un hijo que se siente en su trono.
7
»Ahora pues, Señor mi Dios, tú me has hecho rey en lugar de mi padre, David, pero soy como un niño pequeño que no sabe por dónde ir.
8
Sin embargo, aquí estoy en medio de tu pueblo escogido, ¡una nación tan grande y numerosa que no se puede contar!
9
Dame un corazón comprensivo para que pueda gobernar bien a tu pueblo, y sepa la diferencia entre el bien y el mal.
Pues, ¿quién puede gobernar por su propia cuenta a este gran pueblo tuyo?
10
Al Señor le agradó que Salomón pidiera sabiduría.
11
Así que le respondió:
Como pediste sabiduría para gobernar a mi pueblo con justicia y no has pedido una larga vida, ni riqueza, ni la muerte de tus enemigos,
12
¡te concederé lo que me has pedido! Te daré un corazón sabio y comprensivo, como nadie nunca ha tenido ni jamás tendrá.
13
Además, te daré lo que no me pediste: riquezas y fama.
Ningún otro rey del mundo se comparará a ti por el resto de tu vida.
14
Y si tú me sigues y obedeces mis decretos y mis mandatos como lo hizo tu padre David, también te daré una larga vida.
15
Entonces Salomón se despertó y se dio cuenta de que había sido un sueño.
Volvió a Jerusalén, se presentó delante del arca del pacto del Señor y allí sacrificó ofrendas quemadas y ofrendas de paz.
Luego invitó a todos sus funcionarios a un gran banquete.


Salomón juzga con sabiduría

16
Tiempo después, dos prostitutas fueron a ver al rey para resolver un asunto.
17
Una de ellas comenzó a rogarle: «Ay, mi señor, esta mujer y yo vivimos en la misma casa.
Ella estaba conmigo en la casa cuando yo di a luz a mi bebé.
18
Tres días después, ella también tuvo un bebé.
Estábamos las dos solas y no había nadie más en la casa.
19
»Ahora bien, su bebé murió durante la noche porque ella se acostó encima de él.
20
Luego ella se levantó a la medianoche y sacó a mi hijo de mi lado mientras yo dormía;
puso a su hijo muerto en mis brazos y se llevó al mío a dormir con ella.
21
A la mañana siguiente, cuando quise amamantar a mi hijo, ¡el bebé estaba muerto! Pero cuando lo observé más de cerca, a la luz del día, me di cuenta de que no era mi hijo».
22
Entonces la otra mujer interrumpió:
Claro que era tu hijo, y el niño que está vivo es el mío.
—¡No! —dijo la mujer que habló primero—, el niño que está vivo es el mío y el que está muerto es el tuyo.
Así discutían sin parar delante del rey.
23
Entonces el rey dijo: «Aclaremos los hechos.
Las dos afirman que el niño que está vivo es suyo, y cada una dice que el que está muerto pertenece a la otra.
24
Muy bien, tráiganme una espada».
Así que le trajeron una espada.
25
Luego dijo: «¡Partan al niño que está vivo en dos, y denle la mitad del niño a una y la otra mitad a la otra!».
26
Entonces la verdadera madre del niño, la que lo amaba mucho, gritó: «¡Oh no, mi señor! ¡Denle el niño a ella, pero, por favor, no lo maten!».
En cambio, la otra mujer dijo: «Me parece bien, así no será ni tuyo ni mío;
¡divídanlo entre las dos!».
27
Entonces el rey dijo: «No maten al niño;
dénselo a la mujer que desea que viva, ¡porque ella es la madre!».
28
Cuando el pueblo se enteró de la decisión que había tomado el rey, todos en Israel quedaron admirados porque reconocieron la sabiduría que Dios le había dado para impartir justicia.