Plan intrépido de Jonatán

1
Cierto día, Jonatán le dijo a su escudero: «Ven, vamos a donde está la avanzada de los filisteos».
Pero Jonatán no le dijo a su padre lo que pensaba hacer.
2
Mientras tanto, Saúl y sus seiscientos hombres acamparon en las afueras de Guibeá alrededor del árbol de granadas de Migrón.
3
Entre los hombres de Saúl estaba Ahías, el sacerdote, que vestía el efod, el chaleco sacerdotal.
Ahías era hijo de Ahitob, hermano de Icabod, hijo de Finees, hijo de Elí, sacerdote del Señor que había servido en Silo.
Nadie se dio cuenta de que Jonatán había dejado el campamento israelita.
4
Para llegar al puesto de avanzada de los filisteos, Jonatán tuvo que descender de entre dos peñascos llamados Boses y Sene.
5
Un peñasco estaba al norte, frente a Micmas;
el otro estaba al sur, delante de Geba.
6
Crucemos hasta la avanzada de esos paganos —le dijo Jonatán a su escudero—.
Tal vez el Señor nos ayude, porque nada puede detener al Señor.
¡Él puede ganar la batalla ya sea que tenga muchos guerreros o solo unos cuantos!
7
—Haz lo que mejor te parezcarespondió el escudero—.
Estoy contigo, decidas lo que decidas.
8
—Muy bien —le dijo Jonatán—.
Cruzaremos y dejaremos que nos vean.
9
Si nos dicen: “Quédense donde están o los mataremos”, entonces nos detendremos y no subiremos hacia ellos.
10
Pero si nos dicen: “Suban y peleen”, entonces subiremos.
Esa será la señal del Señor de que nos ayudará a derrotarlos.
11
Cuando los filisteos vieron que se acercaban, gritaron: «¡Miren, los hebreos salen de sus escondites!».
12
Entonces los hombres de la avanzada le gritaron a Jonatán: «¡Suban aquí y les daremos una lección!».
«Vamos, sube detrás de mí —le dijo Jonatán a su escudero—, ¡porque el Señor nos ayudará a derrotarlos!».
13
Así que escalaron usando pies y manos.
Entonces los filisteos caían ante Jonatán, y su escudero mataba a los que venían por detrás.
14
Mataron a unos veinte hombres en total, y sus cuerpos quedaron dispersos en un espacio de cuarta hectárea.
15
De repente, el ejército de los filisteos se llenó de pánico, tanto los que estaban en el campamento como los que estaban en el campo, hasta las avanzadas y los destacamentos de asalto.
Y en ese preciso momento hubo un terremoto, y todos quedaron aterrorizados.


Israel derrota a los filisteos

16
Entonces los centinelas de Saúl en Guibeá de Benjamín vieron algo muy extraño: el inmenso ejército filisteo comenzó a dispersarse en todas direcciones.
17
«Pasen lista y averigüen quién falta», ordenó Saúl.
Y cuando hicieron el recuento, descubrieron que Jonatán y su escudero no estaban.
18
Entonces Saúl le gritó a Ahías: «¡Trae el efod aquí!».
Pues en ese tiempo Ahías llevaba puesto el efod delante de los israelitas.
19
Pero mientras Saúl hablaba con el sacerdote, la confusión en el campamento de los filisteos era cada vez más fuerte.
Entonces Saúl le dijo al sacerdote: «No importa, ¡vamos ya!».
20
Enseguida Saúl y sus hombres corrieron a la batalla y encontraron que los filisteos estaban matándose unos a otros.
Había una terrible confusión en todas partes.
21
Aun los hebreos, que anteriormente se habían unido al ejército filisteo, se rebelaron y se unieron a Saúl, a Jonatán y al resto de los israelitas.
22
De igual manera, los hombres de Israel que estaban escondidos en la zona montañosa de Efraín, cuando vieron que los filisteos huían, se unieron a la persecución.
23
Así que en ese día el Señor salvó a Israel, y la recia batalla se extendió aún más allá de Bet-avén.


Juramento necio de Saúl

24
Ahora bien, ese día los hombres de Israel quedaron agotados porque Saúl los había puesto bajo juramento diciendo: «Que caiga una maldición sobre cualquiera que coma antes del anochecer, antes de que me vengue por completo de mis enemigos».
De manera que nadie comió nada en todo el día,
25
aun cuando en el suelo del bosque todos habían encontrado panales de miel.
26
Así que no se atrevieron a tocar la miel por miedo al juramento que habían hecho.
27
Pero Jonatán no había escuchado la orden de su padre, y metió la punta de su vara en un panal y comió la miel.
Después de haberla comido, cobró nuevas fuerzas.
28
Pero uno de los hombres lo vio y le dijo:
—Tu padre obligó al ejército que hiciera un juramento estricto que cualquiera que comiera algún alimento hoy sería maldito.
Por eso todos están cansados y desfallecidos.
29
—¡Mi padre nos ha creado dificultades a todos! —exclamó Jonatán—.
Una orden como esa solo puede causarnos daño.
¡Miren cómo he cobrado nuevas fuerzas después de haber comido un poco de miel!
30
Si a los hombres se les hubiera permitido comer libremente del alimento que encontraran entre nuestros enemigos, ¡imagínese a cuántos filisteos más habríamos podido matar!
31
Así que los israelitas persiguieron y mataron a los filisteos todo el día desde Micmas hasta Ajalón, pero los soldados iban debilitándose.
32
Esa noche se apresuraron a echar mano del botín y mataron ovejas, cabras, ganado y becerros, pero los comieron sin escurrirles la sangre.
33
Entonces alguien le informó a Saúl:
Mira, los hombres están pecando contra el Señor al comer carne que todavía tiene sangre.
—¡Eso está muy mal! —dijo Saúl—.
Busquen una piedra grande y háganla rodar hasta aquí.
34
Luego vayan entre las tropas y díganles: “Tráiganme el ganado, las ovejas y las cabras.
Mátenlos aquí y escúrranles la sangre antes de comérselos.
No pequen contra el Señor al comer carne que aún tiene sangre”.
Así que esa noche las tropas llevaron sus animales y los mataron allí.
35
Luego Saúl construyó un altar al Señor;
fue el primer altar que él le construyó al Señor.
36
Después Saúl dijo:
Persigamos a los filisteos toda la noche y saqueemos sus bienes hasta el amanecer.
Destruyamos hasta el último hombre.
Sus hombres respondieron:
Haremos lo que mejor te parezca.
Pero el sacerdote dijo:
Primero consultemos a Dios.
37
Entonces Saúl le preguntó a Dios:
—¿Debemos perseguir a los filisteos? ¿Nos ayudarás a derrotarlos?
Pero Dios no respondió ese día.
38
Entonces Saúl les dijo a los líderes:
—¡Algo anda mal! Que vengan aquí todos los comandantes de mi ejército.
Debemos descubrir qué pecado se ha cometido hoy.
39
Juro por el nombre del Señor, quien rescató a Israel, que el pecador morirá, ¡aun si fuera mi propio hijo Jonatán!
Pero nadie se atrevía a decirle cuál era el problema.
40
Entonces Saúl dijo:
Jonatán y yo nos pondremos aquí, y todos ustedes se pondrán allá.
Y el pueblo respondió a Saúl:
—Lo que mejor te parezca.
41
Entonces Saúl oró:
—Oh Señor, Dios de Israel, por favor, muéstranos quién es culpable y quién es inocente.
Entonces hicieron un sorteo sagrado, y Jonatán y Saúl fueron señalados como los culpables, y los demás declarados inocentes.
42
Después dijo Saúl:
Ahora hagan otro sorteo para señalar si es Jonatán o soy yo.
Entonces, Jonatán fue indicado como el culpable.
43
Dime lo que has hecho —le preguntó Saúl a Jonatán.
Probé un poco de mieladmitió Jonatán—.
Fue solo un poco en la punta de mi vara.
¿Merece eso la muerte?
44
—Sí, Jonatándijo Saúl—, ¡debes morir! Que Dios me castigue e incluso me mate si no mueres por esto.
45
Pero la gente intervino y le dijo a Saúl:
Jonatán ganó esta gran victoria para Israel.
¿Debe morir? ¡De ningún modo! Tan cierto como que el Señor vive, que ni un solo cabello de su cabeza será tocado, porque hoy Dios lo ayudó a hacer esta gran proeza.
De modo que la gente salvó a Jonatán de la muerte.
46
Entonces Saúl llamó a su ejército y no persiguieron más a los filisteos, y los filisteos volvieron a sus casas.


Victorias militares de Saúl

47
Cuando Saúl aseguró su posición de rey sobre Israel, peleó contra sus enemigos en todas las direcciones: contra Moab, Amón, Edom, los reyes de Soba y los filisteos.
Y dondequiera que iba, obtenía la victoria.
48
Realizó grandes proezas y conquistó a los amalecitas y así salvó a Israel de todos aquellos que lo habían saqueado.
49
Los hijos de Saúl eran Jonatán, Is-boset y Malquisúa.
También tuvo dos hijas, Merab, la mayor, y Mical.
50
La esposa de Saúl era Ahinoam, la hija de Ahimaas.
El comandante del ejército de Saúl era Abner, hijo de Ner, tío de Saúl.
51
Cis, el padre de Saúl, y Ner, el padre de Abner, eran hijos de Abiel.
52
Los israelitas pelearon constantemente con los filisteos durante toda la vida de Saúl.
Así que cada vez que Saúl veía a un joven fuerte y valiente, lo reclutaba en su ejército.