1
Por último, cuando ya no pudimos soportarlo más, decidimos quedarnos solos en Atenas
2
y enviamos a Timoteo para que los visitara.
Él es hermano nuestro y colaborador de Dios en la proclamación de la Buena Noticia de Cristo.
Lo enviamos a ustedes para que los fortaleciera, los alentara en su fe
3
y los ayudara a no ser perturbados por las dificultades que atravesaban;
pero ustedes saben que estamos destinados a pasar por tales dificultades.
4
Aun cuando estábamos con ustedes, les advertimos que las dificultades pronto llegarían, y así sucedió, como bien saben.
5
Por esta razón, cuando ya no pude más, envié a Timoteo para averiguar si la fe de ustedes seguía firme.
Tenía miedo de que el tentador los hubiera vencido y que nuestro trabajo hubiera sido en vano.
6
Pero ahora Timoteo acaba de regresar y nos trajo buenas noticias acerca de la fe y el amor de ustedes.
Nos contó que siempre recuerdan nuestra visita con alegría y que desean vernos tanto como nosotros deseamos verlos a ustedes.
7
Así que, amados hermanos, en medio de nuestras dificultades y sufrimientos hemos sido muy animados porque han permanecido firmes en su fe.
8
Nos reaviva saber que están firmes en el Señor.
9
¡Cuánto le agradecemos a Dios por ustedes! Gracias a ustedes tenemos gran alegría cuando entramos en la presencia de Dios.
10
Día y noche oramos con fervor por ustedes, pidiéndole a Dios que nos permita volver a verlos y completar lo que falte en su fe.
11
Que Dios nuestro Padre y nuestro Señor Jesús nos lleven muy pronto a verlos a ustedes.
12
Y que el Señor haga crecer y sobreabundar el amor que tienen unos por otros y por toda la gente, tanto como sobreabunda nuestro amor por ustedes.
13
Que él, como resultado, fortalezca su corazón para que esté sin culpa y sea santo al estar ustedes delante de Dios nuestro Padre cuando nuestro Señor Jesús regrese con todo su pueblo santo.
Amén.