Consejos finales de Pablo

1
Esta es la tercera vez que los visito, (y como dicen las Escrituras: «Los hechos de cada caso deben ser establecidos por el testimonio de dos o tres testigos»).
2
Ya puse sobre aviso a los que andaban en pecado cuando estuve ahí durante mi segunda visita.
Ahora les advierto de nuevo a ellos y a todos los demás, tal como lo hice antes, que la próxima vez no tendré compasión de ellos.
3
Les daré todas las pruebas que quieran de que Cristo habla por medio de mí.
Cristo no es débil cuando trata con ustedes;
es poderoso entre ustedes.
4
Aunque fue crucificado en debilidad, ahora vive por el poder de Dios.
Nosotros también somos débiles, al igual que Cristo lo fue, pero cuando tratemos con ustedes, estaremos vivos con él y tendremos el poder de Dios.
5
Examínense para saber si su fe es genuina.
Pruébense a sí mismos.
Sin duda saben que Jesucristo está entre ustedes;
de no ser así, ustedes han reprobado el examen de la fe genuina.
6
Al ponerse a prueba, espero que reconozcan que nosotros no hemos reprobado el examen de la autoridad apostólica.
7
Pedimos a Dios en oración que ustedes no hagan lo malo al rechazar nuestra corrección.
Espero que no sea necesario demostrar nuestra autoridad cuando lleguemos.
Hagan lo correcto antes de nuestra llegada, aun si eso hace que parezca que no hemos demostrado nuestra autoridad.
8
Pues no podemos oponernos a la verdad, más bien siempre debemos defender la verdad.
9
Nos alegramos de parecer débiles si esto ayuda a mostrar que ustedes en realidad son fuertes.
Nuestra oración es que lleguen a ser maduros.
10
Les escribo todo esto antes de ir a verlos, con la esperanza de no tener que tratarlos con severidad cuando finalmente llegue.
Pues mi deseo es usar la autoridad que el Señor me ha dado para fortalecerlos, no para destruirlos.


Saludos finales de Pablo

11
Amados hermanos, termino mi carta con estas últimas palabras: estén alegres.
Crezcan hasta alcanzar la madurez.
Anímense unos a otros.
Vivan en paz y armonía.
Entonces el Dios de amor y paz estará con ustedes.
12
Salúdense unos a otros con un beso santo.
13
Todo el pueblo de Dios que está aquí les envía sus saludos.
14
Que la gracia del Señor Jesucristo, el amor de Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos ustedes.