Joás repara el templo

1
Joás comenzó a gobernar Judá durante el séptimo año del reinado de Jehú en Israel y reinó en Jerusalén cuarenta años.
Su madre se llamaba Sibia y era de Beerseba.
2
Durante toda su vida Joás hizo lo que era agradable a los ojos del Señor porque el sacerdote Joiada lo aconsejaba;
3
pero aun así, no destruyó los santuarios paganos, y la gente seguía ofreciendo sacrificios y quemando incienso allí.
4
Cierto día, el rey Joás dijo a los sacerdotes: «Recojan todo el dinero que se traiga como ofrenda sagrada al templo del Señor, ya sea el pago de una cuota, el de los votos o una ofrenda voluntaria.
5
Los sacerdotes tomarán de este dinero para pagar cualquier reparación que haya que hacer en el templo».
6
Sin embargo, en el año veintitrés del reinado de Joás, los sacerdotes aún no habían reparado el templo.
7
Entonces el rey Joás mandó llamar a Joiada y a los demás sacerdotes y les preguntó: «¿Por qué no han reparado el templo? Ya no tomen más dinero para sus propias necesidades.
De ahora en adelante, todo debe usarse en la reparación del templo».
8
Así que los sacerdotes acordaron no aceptar más dinero de la gente y también estuvieron de acuerdo en que otros tomaran la responsabilidad de reparar el templo.
9
Luego el sacerdote Joiada tomó un cofre grande, le hizo un agujero en la tapa y lo puso al lado derecho del altar, en la entrada del templo del Señor.
Los sacerdotes que cuidaban la entrada ponían dentro del cofre todas las contribuciones de la gente.
10
Cada vez que el cofre se llenaba, el secretario de la corte y el sumo sacerdote contaban el dinero que la gente había traído al templo del Señor y después lo metían en bolsas.
11
Luego entregaban el dinero a los supervisores de la construcción, quienes a su vez lo usaban para pagarle a la gente que trabajaba en el templo del Señor: los carpinteros, los constructores,
12
los albañiles y los picapedreros.
También utilizaron el dinero para comprar la madera y la piedra labrada necesarias para reparar el templo del Señor, y pagaron todo tipo de gasto relacionado con la restauración del templo.
13
El dinero que se traía al templo no se usó para hacer copas de plata ni despabiladeras, tazones, trompetas ni otros objetos de oro o de plata para el templo del Señor.
14
Se asignó a los trabajadores, quienes lo utilizaron para hacer las reparaciones del templo.
15
No fue necesario pedir cuentas de este dinero a los supervisores de la construcción, porque eran hombres honestos y dignos de confianza.
16
Sin embargo, el dinero que se recibió de ofrendas por la culpa y de ofrendas por el pecado no se llevó al templo del Señor.
Se le entregó a los sacerdotes para su uso personal.


Fin del reinado de Joás

17
En esos días, el rey Hazael de Aram entró en guerra contra Gat y la tomó.
Luego se dirigió a atacar Jerusalén.
18
Entonces el rey Joás recogió todos los objetos sagrados que Josafat, Yoram y Ocozías —los reyes anteriores de Judáhabían dedicado junto con los que él mismo había dedicado.
Después le envió todo a Hazael, junto con el oro que había en los tesoros del templo del Señor y en el palacio real.
Como resultado, Hazael suspendió su ataque a Jerusalén.
19
Los demás acontecimientos del reinado de Joás y todo lo que hizo están registrados en El libro de la historia de los reyes de Judá.
20
Ahora bien, los funcionarios de Joás conspiraron contra él y lo asesinaron en Bet-milo, rumbo a Sila.
21
Los asesinos eran consejeros de confianza: Josacar, hijo de Simeat, y Jozabad, hijo de Somer.
Joás fue enterrado con sus antepasados en la Ciudad de David.
Luego su hijo Amasías lo sucedió en el trono.