Pedro sana a un mendigo inválido

1
Cierta tarde, Pedro y Juan fueron al templo para participar en el servicio de oración de las tres de la tarde.
2
Mientras se acercaban al templo, llevaban cargando a un hombre cojo de nacimiento.
Todos los días lo ponían junto a la puerta del templo, la que se llama Hermosa, para que pidiera limosna a la gente que entraba.
3
Cuando el hombre vio que Pedro y Juan estaban por entrar, les pidió dinero.
4
Pedro y Juan lo miraron fijamente, y Pedro le dijo: «¡Míranos!».
5
El hombre lisiado los miró ansiosamente, esperando recibir un poco de dinero,
6
pero Pedro le dijo: «Yo no tengo plata ni oro para ti, pero te daré lo que tengo.
En el nombre de Jesucristo de Nazaret, ¡levántate y camina!».
7
Entonces Pedro tomó al hombre lisiado de la mano derecha y lo ayudó a levantarse.
Y, mientras lo hacía, al instante los pies y los tobillos del hombre fueron sanados y fortalecidos.
8
¡Se levantó de un salto, se puso de pie y comenzó a caminar! Luego entró en el templo con ellos caminando, saltando y alabando a Dios.
9
Toda la gente lo vio caminar y lo oyó adorar a Dios.
10
Cuando se dieron cuenta de que él era el mendigo cojo que muchas veces habían visto junto a la puerta Hermosa, ¡quedaron totalmente sorprendidos!
11
Llenos de asombro, salieron todos corriendo hacia el pórtico de Salomón, donde estaba el hombre sujetando fuertemente a Pedro y a Juan.


Pedro predica en el templo

12
Pedro vio esto como una oportunidad y se dirigió a la multitud: «Pueblo de Israeldijo—, ¿qué hay de sorprendente en esto? ¿Y por qué nos quedan viendo como si hubiéramos hecho caminar a este hombre con nuestro propio poder o nuestra propia rectitud?
13
Pues es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob —el Dios de todos nuestros antepasadosquien dio gloria a su siervo Jesús al hacer este milagro.
Es el mismo Jesús a quien ustedes rechazaron y entregaron a Pilato, a pesar de que Pilato había decidido ponerlo en libertad.
14
Ustedes rechazaron a ese santo y justo y, en su lugar, exigieron que soltaran a un asesino.
15
Ustedes mataron al autor de la vida, pero Dios lo levantó de los muertos.
¡Y nosotros somos testigos de ese hecho!
16
»Por la fe en el nombre de Jesús, este hombre fue sanado, y ustedes saben que él antes era un inválido.
La fe en el nombre de Jesús lo ha sanado delante de sus propios ojos.
17
»Amigos, yo entiendo que lo que ustedes y sus líderes le hicieron a Jesús fue hecho en ignorancia;
18
pero Dios estaba cumpliendo lo que los profetas predijeron acerca del Mesías, que él tenía que sufrir estas cosas.
19
Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados.
20
Entonces, de la presencia del Señor vendrán tiempos de refrigerio y él les enviará nuevamente a Jesús, el Mesías designado para ustedes.
21
Pues él debe permanecer en el cielo hasta el tiempo de la restauración final de todas las cosas, así como Dios lo prometió desde hace mucho mediante sus santos profetas.
22
Moisés dijo: “El Señor, Dios de ustedes, les levantará un Profeta como yo de entre su propio pueblo.
Escuchen con atención todo lo que él les diga”.
23
Luego Moisés dijo: “Cualquiera que no escuche a ese Profeta será totalmente excluido del pueblo de Dios”.
24
»Comenzando con Samuel, cada profeta habló acerca de lo que sucede hoy en día.
25
Ustedes son los hijos de esos profetas y están incluidos en el pacto que Dios les prometió a sus antepasados.
Pues Dios le dijo a Abraham: “Todas las familias de la tierra serán bendecidas por medio de tus descendientes”.
26
Cuando Dios levantó a su siervo, Jesús, lo envió primero a ustedes, pueblo de Israel, para bendecirlos al hacer que cada uno se aparte de sus caminos pecaminosos».