1
»Supongamos que dos personas llevan un altercado ante el tribunal, y los jueces declaran que una tiene razón y que la otra está equivocada.
2
Si a la persona que está equivocada la condenan a ser azotada, el juez deberá ordenarle que se ponga en el piso y reciba, en su presencia, la cantidad de azotes correspondientes al delito que cometió.
3
Pero nunca le den más de cuarenta azotes;
más de cuarenta azotes sería una humillación pública para tu hermano israelita.
4
»No le pongas bozal al buey para impedirle que coma mientras trilla el grano.
5
»Si dos hermanos viven en una misma propiedad, y uno de ellos muere sin tener un hijo varón, la viuda no podrá casarse con alguien que no sea de la familia.
En cambio, el hermano de su esposo tendrá que casarse y tener relaciones sexuales con ella para cumplir con los deberes de un cuñado.
6
Al primer hijo varón que ella tenga de esa relación se le considerará hijo del hermano fallecido, para que su nombre no sea olvidado en Israel.
7
»Sin embargo, si el hombre se niega a casarse con la viuda de su hermano, ella deberá ir a la puerta de la ciudad y decirles a los ancianos allí reunidos: “El hermano de mi esposo se niega a preservar el nombre de su hermano en Israel: se niega a cumplir con los deberes de un cuñado al no casarse conmigo”.
8
Entonces los ancianos de la ciudad lo llamarán y hablarán con él.
Si aun así se niega y dice: “No quiero casarme con ella”,
9
la viuda se acercará a él en presencia de los ancianos, le quitará la sandalia del pie y le escupirá la cara.
Luego declarará: “Esto es lo que le pasa a un hombre que se niega a darle hijos a su hermano”.
10
A partir de entonces, todo Israel se referirá a su familia como “¡la familia del hombre al que le quitaron la sandalia!”.
11
»Si dos israelitas se enredan en una pelea, y la mujer de uno de ellos trata de rescatar a su marido agarrando al otro hombre de los testículos,
12
tendrás que cortarle la mano.
No le muestres compasión.
13
»Usa balanzas exactas cuando tengas que pesar mercadería,
14
y que tus medidas sean completas y legítimas.
15
Así es, usa siempre pesas y medidas legítimas para que disfrutes de una larga vida en la tierra que el Señor tu Dios te da.
16
Todo el que engaña con pesas y medidas falsas es detestable a los ojos del Señor tu Dios.
17
»Nunca te olvides de lo que los amalecitas te hicieron cuando salías de Egipto.
18
Te atacaron cuando estabas cansado y agotado, e hirieron de muerte a los más débiles que se habían quedado atrás.
No tuvieron temor de Dios.
19
Por lo tanto, cuando el Señor tu Dios te haya dado descanso de todos tus enemigos en la tierra que te da como preciada posesión, destruirás a los amalecitas y borrarás su memoria de la faz de la tierra.
¡No lo olvides nunca!