Unidad en el cuerpo

1
Por lo tanto, yo, prisionero por servir al Señor, les suplico que lleven una vida digna del llamado que han recibido de Dios, porque en verdad han sido llamados.
2
Sean siempre humildes y amables.
Sean pacientes unos con otros y tolérense las faltas por amor.
3
Hagan todo lo posible por mantenerse unidos en el Espíritu y enlazados mediante la paz.
4
Pues hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, tal como ustedes fueron llamados a una misma esperanza gloriosa para el futuro.
5
Hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo,
6
un solo Dios y Padre de todos,
quien está sobre todos, en todos y vive por medio de todos.
7
No obstante, él nos ha dado a cada uno de nosotros un don especial mediante la generosidad de Cristo.
8
Por eso las Escrituras dicen:
«Cuando ascendió a las alturas,
se llevó a una multitud de cautivos
y dio dones a su pueblo».
9
Fíjense que dice «ascendió».
Sin duda, eso significa que Cristo también descendió a este mundo inferior.
10
Y el que descendió es el mismo que ascendió por encima de todos los cielos, a fin de llenar la totalidad del universo con su presencia.
11
Ahora bien, Cristo dio los siguientes dones a la iglesia: los apóstoles, los profetas, los evangelistas, y los pastores y maestros.
12
Ellos tienen la responsabilidad de preparar al pueblo de Dios para que lleve a cabo la obra de Dios y edifique la iglesia, es decir, el cuerpo de Cristo.
13
Ese proceso continuará hasta que todos alcancemos tal unidad en nuestra fe y conocimiento del Hijo de Dios que seamos maduros en el Señor, es decir, hasta que lleguemos a la plena y completa medida de Cristo.
14
Entonces ya no seremos inmaduros como los niños.
No seremos arrastrados de un lado a otro ni empujados por cualquier corriente de nuevas enseñanzas.
No nos dejaremos llevar por personas que intenten engañarnos con mentiras tan hábiles que parezcan la verdad.
15
En cambio, hablaremos la verdad con amor y así creceremos en todo sentido hasta parecernos más y más a Cristo, quien es la cabeza de su cuerpo, que es la iglesia.
16
Él hace que todo el cuerpo encaje perfectamente.
Y cada parte, al cumplir con su función específica, ayuda a que las demás se desarrollen, y entonces todo el cuerpo crece y está sano y lleno de amor.


Vivir como hijos de luz

17
Con la autoridad del Señor digo lo siguiente: ya no vivan como los que no conocen a Dios, porque ellos están irremediablemente confundidos.
18
Tienen la mente llena de oscuridad;
vagan lejos de la vida que Dios ofrece, porque cerraron la mente y endurecieron el corazón hacia él.
19
Han perdido la vergüenza.
Viven para los placeres sensuales y practican con gusto toda clase de impureza.
20
Pero eso no es lo que ustedes aprendieron acerca de Cristo.
21
Ya que han oído sobre Jesús y han conocido la verdad que procede de él,
22
desháganse de su vieja naturaleza pecaminosa y de su antigua manera de vivir, que está corrompida por la sensualidad y el engaño.
23
En cambio, dejen que el Espíritu les renueve los pensamientos y las actitudes.
24
Pónganse la nueva naturaleza, creada para ser a la semejanza de Dios, quien es verdaderamente justo y santo.
25
Así que dejen de decir mentiras.
Digamos siempre la verdad a todos porque nosotros somos miembros de un mismo cuerpo.
26
Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle».
No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados,
27
porque el enojo da lugar al diablo.
28
Si eres ladrón, deja de robar.
En cambio, usa tus manos en un buen trabajo digno y luego comparte generosamente con los que tienen necesidad.
29
No empleen un lenguaje grosero ni ofensivo.
Que todo lo que digan sea bueno y útil, a fin de que sus palabras resulten de estímulo para quienes las oigan.
30
No entristezcan al Espíritu Santo de Dios con la forma en que viven.
Recuerden que él los identificó como suyos, y así les ha garantizado que serán salvos el día de la redención.
31
Líbrense de toda amargura, furia, enojo, palabras ásperas, calumnias y toda clase de mala conducta.
32
Por el contrario, sean amables unos con otros, sean de buen corazón, y perdónense unos a otros, tal como Dios los ha perdonado a ustedes por medio de Cristo.