Sara recibe la promesa de un hijo

1
El Señor se le apareció otra vez a Abraham cerca del robledo que pertenecía a Mamre.
Un día, Abraham estaba sentado en la entrada de su carpa a la hora más calurosa del día.
2
Entonces levantó la vista y vio a tres hombres de pie cerca de allí.
Cuando los vio, corrió a recibirlos, y se inclinó hasta el suelo en señal de bienvenida.
3
—Mi señordijo él—, si le agrada, deténgase aquí un rato.
4
Descansen bajo la sombra de este árbol mientras les traen agua para lavarse los pies.
5
Ya que han honrado a su siervo con esta visita, permítanme prepararles comida para que recobren fuerzas antes de continuar su viaje.
Está biendijeron ellos—.
Haz lo que dijiste.
6
Entonces Abraham volvió corriendo a la carpa y le dijo a Sara: «¡Apresúrate! Toma tres medidas abundantes de la mejor harina que tengas, amásala y hornea pan».
7
Luego Abraham corrió hacia el rebaño, escogió un becerro tierno y se lo dio a su siervo, quien lo preparó con rapidez.
8
Cuando la comida estuvo lista, Abraham tomó yogur y leche junto con la carne asada, y sirvió la comida a los hombres.
Mientras ellos comían, Abraham los atendía bajo la sombra de los árboles.
9
—¿Dónde está Sara, tu esposa? —preguntaron los visitantes.
Está dentro de la carpacontestó Abraham.
10
Entonces uno de ellos dijo:
—Yo volveré a verte dentro de un año, ¡y tu esposa, Sara, tendrá un hijo!
Sara escuchaba la conversación desde la carpa.
11
Abraham y Sara eran muy ancianos en ese tiempo, y hacía mucho que Sara había pasado la edad de tener hijos.
12
Así que se rió en silencio dentro de sí misma, y dijo: «¿Cómo podría una mujer acabada como yo disfrutar semejante placer, sobre todo cuando mi señor —mi esposotambién es muy viejo?».
13
Entonces el Señor le dijo a Abraham:
—¿Por qué se rió Sara y dijo: “¿Acaso puede una mujer vieja como yo tener un bebé?”?
14
¿Existe algo demasiado difícil para el Señor? Regresaré dentro de un año, y Sara tendrá un hijo.
15
Sara tuvo miedo, por eso lo negó:
—Yo no me reí.
Pero el Señor dijo:
—No es cierto, sí te reíste.


Abraham intercede por Sodoma

16
Después de haber comido, los hombres se levantaron y miraron hacia Sodoma.
Cuando salieron, Abraham caminó un tramo con ellos para despedirlos.
17
«¿Ocultaré mis planes a Abraham? —preguntó el Señor—.
18
Pues Abraham sin duda llegará a formar una nación grande y poderosa, y todas las naciones de la tierra serán bendecidas por medio de él.
19
Yo lo escogí a fin de que él ordene a sus hijos y a sus familias que se mantengan en el camino del Señor haciendo lo que es correcto y justo.
Entonces yo haré por Abraham todo lo que he prometido».
20
Así que el Señor le dijo a Abraham:
—He oído un gran clamor desde Sodoma y Gomorra, porque su pecado es muy grave.
21
Bajaré para ver si sus acciones son tan perversas como he oído.
Si no es así, quiero saberlo.
22
Los otros hombres se dieron la vuelta y se dirigieron a Sodoma, pero el Señor se quedó con Abraham.
23
Abraham se le acercó y dijo:
—¿Destruirás tanto al justo como al malvado?
24
Supongamos que encuentras cincuenta personas justas en la ciudad, ¿aun así la destruirás y no la perdonarás por causa de los justos?
25
Seguro que tú no harías semejante cosa: destruir al justo junto con el malvado.
¡Pues estarías tratando al justo y al malvado exactamente de la misma manera! ¡Sin duda, tú no harías eso! ¿Acaso el Juez de toda la tierra no haría lo que es correcto?
26
Y el Señor contestó:
—Si encuentro cincuenta personas justas en Sodoma, perdonaré a toda la ciudad por causa de ellos.
27
Entonces Abraham volvió a hablar:
—Ya que he comenzado, permíteme decir algo más a mi Señor, aunque no soy más que polvo y cenizas.
28
Supongamos que hubiera solo cuarenta y cinco justos en vez de cincuenta.
¿Destruirás toda la ciudad aunque falten cinco?
El Señor le dijo:
—No la destruiré si encuentro cuarenta y cinco justos allí.
29
Entonces Abraham insistió en su petición:
—¿Supongamos que hubiera solamente cuarenta?
El Señor le contestó:
—No la destruiré por causa de esos cuarenta.
30
—Por favor, no te enojes, mi Señorrogó Abraham—.
Permíteme seguir hablando.
¿Supongamos que se encontraran solamente treinta justos?
El Señor le contestó:
—No la destruiré si encuentro treinta.
31
Entonces Abraham dijo:
Dado que me he atrevido a hablar al Señor, permíteme continuar.
¿Supongamos que hay solamente veinte?
El Señor le contestó:
Entonces no la destruiré por causa de esos veinte.
32
Finalmente, Abraham dijo:
Señor, por favor, no te enojes conmigo si hablo una vez más.
¿Y si hubiera tan solo diez?
Y el Señor contestó:
Entonces no la destruiré por causa de esos diez.
33
Cuando el Señor terminó la conversación con Abraham, siguió su camino, y Abraham regresó a su carpa.