1
Así que dejemos de repasar una y otra vez las enseñanzas elementales acerca de Cristo.
Por el contrario, sigamos adelante hasta llegar a ser maduros en nuestro entendimiento.
No puede ser que tengamos que comenzar de nuevo con los importantes cimientos acerca del arrepentimiento de las malas acciones y de tener fe en Dios.
2
Ustedes tampoco necesitan más enseñanza acerca de los bautismos, la imposición de manos, la resurrección de los muertos y el juicio eterno.
3
Así que, si Dios quiere, avanzaremos hacia un mayor entendimiento.
4
Pues es imposible lograr que vuelvan a arrepentirse los que una vez fueron iluminadosaquellos que experimentaron las cosas buenas del cielo y fueron partícipes del Espíritu Santo,
5
que saborearon la bondad de la palabra de Dios y el poder del mundo venidero
6
y que luego se alejan de Dios.
Es imposible lograr que esas personas vuelvan a arrepentirse;
al rechazar al Hijo de Dios, ellos mismos lo clavan otra vez en la cruz y lo exponen a la vergüenza pública.
7
Cuando la tierra se empapa de la lluvia que cae y produce una buena cosecha para el agricultor, recibe la bendición de Dios.
8
En cambio, el campo que produce espinos y cardos no sirve para nada.
El agricultor no tardará en maldecirlo y quemarlo.
9
Queridos amigos, aunque hablamos de este modo, no creemos que esto se aplica a ustedes.
Estamos convencidos de que ustedes están destinados para cosas mejores, las cuales vienen con la salvación.
10
Pues Dios no es injusto.
No olvidará con cuánto esfuerzo han trabajado para él y cómo han demostrado su amor por él sirviendo a otros creyentes como todavía lo hacen.
11
Nuestro gran deseo es que sigan amando a los demás mientras tengan vida, para asegurarse de que lo que esperan se hará realidad.
12
Entonces, no se volverán torpes ni indiferentes espiritualmente.
En cambio, seguirán el ejemplo de quienes, gracias a su fe y perseverancia, heredarán las promesas de Dios.


Las promesas de Dios traen esperanza

13
Por ejemplo, estaba la promesa que Dios le hizo a Abraham.
Como no existía nadie superior a Dios por quién jurar, Dios juró por su propio nombre, diciendo:
14
«Ciertamente te bendeciré
y multiplicaré tu descendencia hasta que sea incontable».
15
Entonces Abraham esperó con paciencia y recibió lo que Dios le había prometido.
16
Ahora bien, cuando las personas hacen un juramento, invocan a alguien superior a ellas para obligarse a cumplirlo;
y no cabe ninguna duda de que ese juramento conlleva una obligación.
17
Dios también se comprometió mediante un juramento, para que los que recibieran la promesa pudieran estar totalmente seguros de que él jamás cambiaría de parecer.
18
Así que Dios ha hecho ambas cosas: la promesa y el juramento.
Estas dos cosas no pueden cambiar, porque es imposible que Dios mienta.
Por lo tanto, los que hemos acudido a él en busca de refugio podemos estar bien confiados aferrándonos a la esperanza que está delante de nosotros.
19
Esta esperanza es un ancla firme y confiable para el alma;
nos conduce a través de la cortina al santuario interior de Dios.
20
Jesús ya entró allí por nosotros.
Él ha llegado a ser nuestro eterno Sumo Sacerdote, según el orden de Melquisedec.