Sanidad para los que se arrepienten

1
Regresa, oh Israel, al Señor tu Dios,
porque tus pecados te hicieron caer.
2
Presenta tus confesiones y vuélvete al Señor.
Dile:
«Perdona todos nuestros pecados y recíbenos con bondad
para que podamos ofrecerte nuestras alabanzas.
3
Asiria no puede salvarnos,
ni nuestros caballos de guerra.
Nunca más diremos a ídolos que hemos hecho:
Ustedes son nuestros dioses”.
No, solamente en ti
los huérfanos encuentran misericordia».
4
El Señor dice:
«Entonces yo los sanaré de su falta de fe;
mi amor no tendrá límites,
porque mi enojo habrá desaparecido para siempre.
5
Seré para Israel
como un refrescante rocío del cielo.
Israel florecerá como el lirio;
hundirá sus raíces profundamente en la tierra
como los cedros del Líbano.
6
Sus ramas se extenderán como hermosos olivos,
tan fragantes como los cedros del Líbano.
7
Mi pueblo vivirá otra vez bajo mi sombra.
Crecerán como el grano y florecerán como la vid;
serán tan fragantes como los vinos del Líbano.
8
»¡Oh Israel, mantente lejos de los ídolos!
Yo soy el que contesta tus oraciones y te cuida.
Soy como un árbol que siempre está verde;
todo tu fruto proviene de mí».
9
Que los sabios entiendan estas cosas.
Que los que tienen discernimiento escuchen con atención.
Los caminos del Señor son rectos y verdaderos,
los justos viven al andar en ellos;
pero en esos mismos caminos, los pecadores tropiezan y caen.