Mensaje acerca de Egipto

1
Este es el mensaje que recibí acerca de Egipto:
¡Miren! El Señor avanza contra Egipto,
montado sobre una nube veloz.
Los ídolos de Egipto tiemblan;
el corazón de los egipcios se paraliza de miedo.
2
«Yo haré que egipcio pelee contra egipcio:
hermano contra hermano,
vecino contra vecino,
ciudad contra ciudad,
provincia contra provincia.
3
Los egipcios se desanimarán,
y yo confundiré sus planes.
Rogarán a sus ídolos que les den sabiduría
e invocarán a los espíritus, a médiums y a los que consultan los espíritus de los muertos.
4
Entregaré a Egipto
a un amo duro y cruel;
un rey feroz los gobernará»,
dice el Señor, el Señor de los Ejércitos Celestiales.
5
Las aguas del Nilo no subirán para inundar los campos;
el lecho del río estará totalmente seco.
6
Los canales del Nilo se secarán
y los arroyos de Egipto apestarán
por la podredumbre de las cañas y los juncos.
7
Toda la vegetación en las orillas del río
y todos los sembrados en sus riberas
se secarán y se los llevará el viento.
8
Los pescadores se lamentarán porque no tienen trabajo;
se quejarán los que lanzan sus anzuelos al Nilo
y los que usan redes se desanimarán.
9
No habrá lino para los cosechadores,
ni hilo para los tejedores.
10
Estarán desesperados,
y todos los obreros tendrán el corazón angustiado.
11
¡Qué necios son los funcionarios de Zoán!
El mejor consejo que pueden dar al rey de Egipto es absurdo y equivocado.
¿Seguirán jactándose de su sabiduría delante del faraón?
¿Se atreverán a presumir acerca de sus sabios antepasados?
12
¿Dónde están tus sabios consejeros, faraón?
Que ellos te digan lo que Dios tiene planeado,
lo que el Señor de los Ejércitos Celestiales le hará a Egipto.
13
Los funcionarios de Zoán son unos necios,
y los funcionarios de Menfis son engañados.
Los líderes del pueblo
hicieron descarriar a Egipto.
14
El Señor envió sobre ellos un espíritu de necedad,
para que todas sus sugerencias sean equivocadas.
Ellos hacen que Egipto se tambalee
como un borracho en su vómito.
15
No hay nada que Egipto pueda hacer;
todos son débiles:
la cabeza y la cola;
la noble rama de palma y el humilde junco.
16
En aquel día, los egipcios serán tan débiles como las mujeres.
Se encogerán de miedo bajo el puño levantado del Señor de los Ejércitos Celestiales.
17
Tan solo pronunciar el nombre de Israel los aterrorizará, porque el Señor de los Ejércitos Celestiales ha trazado planes en contra de ellos.
18
En aquel día, cinco de las ciudades de Egipto seguirán al Señor de los Ejércitos Celestiales, y hasta comenzarán a hablar hebreo, la lengua de Canaán.
Una de esas ciudades será Heliópolis, la Ciudad del Sol.
19
En aquel día habrá un altar al Señor en el corazón de Egipto, y habrá un monumento al Señor en su frontera.
20
Este servirá de señal y de testimonio de que se adora al Señor de los Ejércitos Celestiales en la tierra de Egipto.
Cuando el pueblo clame al Señor por ayuda contra quienes lo oprimen, él enviará un salvador que lo rescatará.
21
El Señor se dará a conocer a los egipcios;
así es, conocerán al Señor y le darán a él sus sacrificios y ofrendas.
Harán un voto al Señor y lo cumplirán.
22
El Señor herirá a Egipto, y después lo sanará porque los egipcios se volverán al Señor, y él escuchará sus súplicas y los sanará.
23
En aquel día, habrá una carretera que conecte Egipto con Asiria.
Los egipcios y los asirios se moverán libremente entre los dos países, y ambos pueblos adorarán a Dios.
24
En aquel día, Israel será el tercero, junto con Egipto y Asiria, una bendición en medio de la tierra.
25
Pues el Señor de los Ejércitos Celestiales dirá: «Bendito sea Egipto, mi pueblo;
bendita sea Asiria, la tierra que yo hice;
bendito sea Israel, mi posesión más preciada».