Advertencia para los ricos

1
Presten atención, ustedes los ricos: lloren y giman con angustia por todas las calamidades que les esperan.
2
Su riqueza se está pudriendo, y su ropa fina son trapos carcomidos por polillas.
3
Su oro y plata se han corroído.
Las mismas riquezas con las que contaban les consumirán la carne como lo hace el fuego.
El tesoro corroído que han amontonado testificará contra ustedes el día del juicio.
4
Así que ¡escuchen! Oigan las protestas de los obreros del campo a quienes estafaron con el salario.
Los reclamos de quienes les cosechan sus campos han llegado a los oídos del Señor de los Ejércitos Celestiales.
5
Sus años sobre la tierra los han pasado con lujos, satisfaciendo todos y cada uno de sus deseos.
Se han dejado engordar para el día de la matanza.
6
Han condenado y matado a personas inocentes, que no ponían resistencia.


Paciencia y perseverancia

7
Amados hermanos, tengan paciencia mientras esperan el regreso del Señor.
Piensen en los agricultores, que con paciencia esperan las lluvias en el otoño y la primavera.
Con ansias esperan a que maduren los preciosos cultivos.
8
Ustedes también deben ser pacientes.
Anímense, porque la venida del Señor está cerca.
9
Hermanos, no se quejen unos de otros, o serán juzgados.
¡Pues miren, el Juez ya está a la puerta!
10
Amados hermanos, tomen como ejemplo de paciencia durante el sufrimiento a los profetas que hablaron en nombre del Señor.
11
Honramos en gran manera a quienes resisten con firmeza en tiempo de dolor.
Por ejemplo, han oído hablar de Job, un hombre de gran perseverancia.
Pueden ver cómo al final el Señor fue bueno con él, porque el Señor está lleno de ternura y misericordia.
12
Pero sobre todo, hermanos míos, nunca juren por el cielo ni por la tierra ni por ninguna otra cosa.
Simplemente digan «sí» o «no», para que no pequen y sean condenados.


El poder de la oración

13
¿Alguno de ustedes está pasando por dificultades? Que ore.
¿Alguno está feliz? Que cante alabanzas.
14
¿Alguno está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, para que vengan y oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor.
15
Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere;
y si ha cometido pecados, será perdonado.
16
Confiésense los pecados unos a otros y oren los unos por los otros, para que sean sanados.
La oración ferviente de una persona justa tiene mucho poder y da resultados maravillosos.
17
Elías era tan humano como cualquiera de nosotros;
sin embargo, cuando oró con fervor para que no cayera lluvia, ¡no llovió durante tres años y medio!
18
Más tarde, cuando volvió a orar, el cielo envió lluvia, y la tierra comenzó a dar cosechas.


Restaurar a los creyentes que se apartan

19
Mis amados hermanos, si alguno de ustedes se aparta de la verdad y otro lo hace volver,
20
pueden estar seguros de que quien haga volver al pecador de su mal camino salvará a esa persona de la muerte y traerá como resultado el perdón de muchos pecados.