Parábola del sembrador

1
Una vez más Jesús comenzó a enseñar a la orilla del lago.
Pronto se reunió una gran multitud alrededor de él, así que entró en una barca.
Luego se sentó en la barca, mientras que toda la gente permanecía en la orilla.
2
Les enseñaba por medio de historias que contaba en forma de parábola, como la siguiente:
3
«¡Escuchen! Un agricultor salió a sembrar.
4
A medida que esparcía la semilla por el campo, algunas cayeron sobre el camino y los pájaros vinieron y se las comieron.
5
Otras cayeron en tierra poco profunda con roca debajo de ella.
Las semillas germinaron con rapidez porque la tierra era poco profunda;
6
pero pronto las plantas se marchitaron bajo el calor del sol y, como no tenían raíces profundas, murieron.
7
Otras semillas cayeron entre espinos, los cuales crecieron y ahogaron los brotes, así que esos brotes no produjeron grano.
8
Pero otras semillas cayeron en tierra fértil, y germinaron y crecieron, ¡y produjeron una cosecha que fue treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!».
9
Luego les dijo: «El que tenga oídos para oír, que escuche y entienda».
10
Más tarde, cuando Jesús se quedó a solas con los doce discípulos y con las demás personas que se habían reunido, le preguntaron el significado de las parábolas.
11
Él contestó: «A ustedes se les permite entender el secreto del reino de Dios;
pero utilizo parábolas para hablarles a los de afuera,
12
para que se cumplan las Escrituras:
Cuando ellos vean lo que hago,
no aprenderán nada.
Cuando oigan lo que digo,
no entenderán.
De lo contrario, se volverían a mí
y serían perdonados”».
13
Luego Jesús les dijo: «Si no pueden entender el significado de esta parábola, ¿cómo entenderán las demás parábolas?
14
El agricultor siembra las semillas al llevar la palabra de Dios a otros.
15
Las semillas que cayeron en el camino representan a los que oyen el mensaje, pero enseguida viene Satanás y lo quita.
16
Las semillas sobre la tierra rocosa representan a los que oyen el mensaje y de inmediato lo reciben con alegría;
17
pero como no tienen raíces profundas, no duran mucho.
En cuanto tienen problemas o son perseguidos por creer la palabra de Dios, caen.
18
Las semillas que cayeron entre los espinos representan a los que oyen la palabra de Dios,
19
pero muy pronto el mensaje queda desplazado por las preocupaciones de esta vida, el atractivo de la riqueza y el deseo por otras cosas, así que no se produce ningún fruto.
20
Y las semillas que cayeron en la buena tierra representan a los que oyen y aceptan la palabra de Dios, ¡y producen una cosecha treinta, sesenta y hasta cien veces más numerosa de lo que se había sembrado!».


Parábola de la lámpara

21
Entonces Jesús les preguntó: «¿Acaso alguien encendería una lámpara y luego la pondría debajo de una canasta o de una cama? ¡Claro que no! Una lámpara se coloca en un lugar alto, donde su luz alumbre.
22
Pues todo lo que está escondido tarde o temprano se descubrirá y todo secreto saldrá a la luz.
23
El que tenga oídos para oír, que escuche y entienda».
24
Luego agregó: «Presten mucha atención a lo que oyen.
Cuanto más atentamente escuchen, tanto más entendimiento les será dado, y se les dará aún más.
25
A los que escuchan mis enseñanzas se les dará más entendimiento, pero a los que no escuchan, se les quitará aun lo poco que entiendan».


Parábola de la semilla que crece

26
Jesús también dijo: «El reino de Dios es como un agricultor que esparce semilla en la tierra.
27
Día y noche, sea que él esté dormido o despierto, la semilla brota y crece, pero él no entiende cómo sucede.
28
La tierra produce las cosechas por sí sola.
Primero aparece una hoja, luego se forma la espiga y finalmente el grano madura.
29
Tan pronto como el grano está listo, el agricultor lo corta con la hoz porque ha llegado el tiempo de la cosecha».


Parábola de la semilla de mostaza

30
Jesús dijo: «¿Cómo puedo describir el reino de Dios? ¿Qué relato emplearé para ilustrarlo?
31
Es como una semilla de mostaza sembrada en la tierra.
Es la más pequeña de todas las semillas,
32
pero se convierte en la planta más grande del huerto;
sus ramas llegan a ser tan grandes que los pájaros hacen nidos bajo su sombra».
33
Jesús empleó muchas historias e ilustraciones similares para enseñar a la gente, tanto como pudieran entender.
34
De hecho, durante su ministerio público nunca enseñó sin usar parábolas;
pero después, cuando estaba a solas con sus discípulos, les explicaba todo a ellos.


Jesús calma la tormenta

35
Al atardecer, Jesús dijo a sus discípulos: «Crucemos al otro lado del lago».
36
Así que dejaron a las multitudes y salieron con Jesús en la barca (aunque otras barcas los siguieron).
37
Pronto se desató una tormenta feroz y olas violentas entraban en la barca, la cual empezó a llenarse de agua.
38
Jesús estaba dormido en la parte posterior de la barca, con la cabeza recostada en una almohada.
Los discípulos lo despertaron: «¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?», gritaron.
39
Cuando Jesús se despertó, reprendió al viento y dijo a las olas: «¡Silencio! ¡Cálmense!».
De repente, el viento se detuvo y hubo una gran calma.
40
Luego él les preguntó: «¿Por qué tienen miedo? ¿Todavía no tienen fe?».
41
Los discípulos estaban completamente aterrados.
«¿Quién es este hombre? —se preguntaban unos a otros—.
¡Hasta el viento y las olas lo obedecen!».