El más importante en el reino

1
Por ese tiempo, los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron:
—¿Quién es el más importante en el reino del cielo?
2
Jesús llamó a un niño pequeño y lo puso en medio de ellos.
3
Entonces dijo:
—Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.
4
Así que el que se vuelva tan humilde como este pequeño es el más importante en el reino del cielo.
5
»Todo el que recibe de mi parte a un niño pequeño como este, me recibe a mí;
6
pero si hacen que uno de estos pequeños que confía en mí caiga en pecado, sería mejor para ustedes que se aten una gran piedra de molino alrededor del cuello y se ahoguen en las profundidades del mar.
7
»¡Qué aflicción le espera al mundo, porque tienta a la gente a pecar! Las tentaciones son inevitables, ¡pero qué aflicción le espera al que provoca la tentación!
8
Por lo tanto, si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y tíralo.
Es preferible entrar en la vida eterna con una sola mano o un solo pie que ser arrojado al fuego eterno con las dos manos y los dos pies.
9
Y si tu ojo te hace pecar, sácatelo y tíralo.
Es preferible entrar en la vida eterna con un solo ojo que tener los dos ojos y ser arrojado al fuego del infierno.
10
»Cuidado con despreciar a cualquiera de estos pequeños.
Les digo que, en el cielo, sus ángeles siempre están en la presencia de mi Padre celestial.
11


Parábola de la oveja perdida

12
»Si un hombre tiene cien ovejas y una de ellas se extravía, ¿qué hará? ¿No dejará las otras noventa y nueve en las colinas y saldrá a buscar la perdida?
13
Si la encuentra, les digo la verdad, se alegrará más por esa que por las noventa y nueve que no se extraviaron.
14
De la misma manera, no es la voluntad de mi Padre celestial que ni siquiera uno de estos pequeñitos perezca.


Cómo corregir a otro creyente

15
»Si un creyente peca contra ti, háblale en privado y hazle ver su falta.
Si te escucha y confiesa el pecado, has recuperado a esa persona;
16
pero si no te hace caso, toma a uno o dos más contigo y vuelve a hablarle, para que los dos o tres testigos puedan confirmar todo lo que digas.
17
Si aun así la persona se niega a escuchar, lleva el caso ante la iglesia.
Luego, si la persona no acepta la decisión de la iglesia, trata a esa persona como a un pagano o como a un corrupto cobrador de impuestos.
18
»Les digo la verdad, todo lo que prohíban en la tierra será prohibido en el cielo, y todo lo que permitan en la tierra será permitido en el cielo.
19
»También les digo lo siguiente: si dos de ustedes se ponen de acuerdo aquí en la tierra con respecto a cualquier cosa que pidan, mi Padre que está en el cielo la hará.
20
Pues donde se reúnen dos o tres en mi nombre, yo estoy allí entre ellos.


Parábola del deudor que no perdona

21
Luego Pedro se le acercó y preguntó:
Señor, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien que peca contra mí? ¿Siete veces?
22
—No siete vecesrespondió Jesús—, sino setenta veces siete.
23
»Por lo tanto, el reino del cielo se puede comparar a un rey que decidió poner al día las cuentas con los siervos que le habían pedido prestado dinero.
24
En el proceso, le trajeron a uno de sus deudores que le debía millones de monedas de plata.
25
No podía pagar, así que su amo ordenó que lo vendieranjunto con su esposa, sus hijos y todo lo que poseíapara pagar la deuda.
26
»El hombre cayó de rodillas ante su amo y le suplicó: “Por favor, tenme paciencia y te lo pagaré todo”.
27
Entonces el amo sintió mucha lástima por él, y lo liberó y le perdonó la deuda.
28
»Pero cuando el hombre salió de la presencia del rey, fue a buscar a un compañero, también siervo, que le debía unos pocos miles de monedas de plata.
Lo tomó del cuello y le exigió que le pagara de inmediato.
29
»El compañero cayó de rodillas ante él y le rogó que le diera un poco más de tiempo.
“Ten paciencia conmigo, y yo te pagaré”, le suplicó.
30
Pero el acreedor no estaba dispuesto a esperar.
Hizo arrestar al hombre y lo puso en prisión hasta que pagara toda la deuda.
31
»Cuando algunos de los otros siervos vieron eso, se disgustaron mucho.
Fueron ante el rey y le contaron todo lo que había sucedido.
32
Entonces el rey llamó al hombre al que había perdonado y le dijo: “¡Siervo malvado! Te perdoné esa tremenda deuda porque me lo rogaste.
33
¿No deberías haber tenido compasión de tu compañero así como yo tuve compasión de ti?”.
34
Entonces el rey, enojado, envió al hombre a la prisión para que lo torturaran hasta que pagara toda la deuda.
35
»Eso es lo que les hará mi Padre celestial a ustedes si se niegan a perdonar de corazón a sus hermanos.