Jesús predice eventos futuros

1
Cuando Jesús salía del terreno del templo, sus discípulos le señalaron los diversos edificios del templo.
2
Pero él les respondió: «¿Ven todos esos edificios? Les digo la verdad, serán demolidos por completo.
¡No quedará ni una sola piedra sobre otra!».
3
Más tarde, Jesús se sentó en el monte de los Olivos.
Sus discípulos se le acercaron en privado y le dijeron:
Dinos, ¿cuándo sucederá todo eso? ¿Qué señal marcará tu regreso y el fin del mundo?
4
Jesús les dijo:
—No dejen que nadie los engañe,
5
porque muchos vendrán en mi nombre y afirmarán: “Yo soy el Mesías”, y engañarán a muchos.
6
Oirán de guerras y de amenazas de guerras, pero no se dejen llevar por el pánico.
Es verdad, esas cosas deben suceder, pero el fin no vendrá inmediatamente después.
7
Una nación entrará en guerra con otra, y un reino con otro reino.
Habrá hambres y terremotos en muchas partes del mundo.
8
Sin embargo, todo eso es solo el comienzo de los dolores del parto, luego vendrán más.
9
»Entonces los arrestarán, los perseguirán y los matarán.
En todo el mundo los odiarán por ser mis seguidores.
10
Muchos se apartarán de mí, se traicionarán unos a otros y se odiarán.
11
Aparecerán muchos falsos profetas y engañarán a mucha gente.
12
Abundará el pecado por todas partes, y el amor de muchos se enfriará;
13
pero el que se mantenga firme hasta el fin será salvo.
14
Y se predicará la Buena Noticia acerca del reino por todo el mundo, de manera que todas las naciones la oirán;
y entonces vendrá el fin.
15
»Llegará el día cuando verán de lo que habló el profeta Daniel: el objeto sacrílego que causa profanación de pie en el Lugar Santo.
(Lector, ¡presta atención!).
16
Entonces los que estén en Judea huyan a las colinas.
17
La persona que esté en la azotea no baje a la casa para empacar.
18
La persona que esté en el campo no regrese ni para buscar un abrigo.
19
¡Qué terribles serán esos días para las mujeres embarazadas y para las madres que amamantan!
20
Y oren para que la huida no sea en invierno o en día de descanso.
21
Pues habrá más angustia que en cualquier otro momento desde el principio del mundo.
Y jamás habrá una angustia tan grande.
22
De hecho, a menos que se acorte ese tiempo de calamidad, ni una sola persona sobrevivirá;
pero se acortará por el bien de los elegidos de Dios.
23
»Entonces, si alguien les dice: “Miren, aquí está el Mesías” o “Allí está”, no lo crean.
24
Pues se levantarán falsos mesías y falsos profetas y realizarán grandes señales y milagros para engañar, de ser posible, aun a los elegidos de Dios.
25
Miren, que les he advertido esto de antemano.
26
»Por lo tanto, si alguien les dice: “Miren, el Mesías está en el desierto”, ni se molesten en ir a buscarlo.
O bien, si les dicen: “Miren, se esconde aquí”, ¡no lo crean!
27
Pues, así como el relámpago destella en el oriente y brilla en el occidente, así será cuando venga el Hijo del Hombre.
28
Así como los buitres, cuando se juntan, indican que hay un cadáver cerca, de la misma manera, esas señales revelan que el fin está cerca.
29
»Inmediatamente después de la angustia de esos días,
“El sol se oscurecerá,
la luna no dará luz,
las estrellas caerán del cielo,
y los poderes de los cielos serán sacudidos”.
30
Y entonces, por fin, aparecerá en los cielos la señal de que el Hijo del Hombre viene, y habrá un profundo lamento entre todos los pueblos de la tierra.
Verán al Hijo del Hombre venir en las nubes del cielo con poder y gran gloria.
31
Enviará a sus ángeles con un potente toque de trompeta y reunirán a los elegidos de todas partes del mundo, desde los extremos más lejanos de la tierra y del cielo.
32
»Ahora, aprendan una lección de la higuera.
Cuando las ramas echan brotes y comienzan a salir las hojas, ustedes saben que el verano se acerca.
33
De la misma manera, cuando vean que suceden todas estas cosas, sabrán que su regreso está muy cerca, a las puertas.
34
Les digo la verdad, no pasará esta generación hasta que todas estas cosas sucedan.
35
El cielo y la tierra desaparecerán, pero mis palabras no desaparecerán jamás.
36
»Sin embargo, nadie sabe el día ni la hora en que sucederán estas cosas, ni siquiera los ángeles en el cielo ni el propio Hijo.
Solo el Padre lo sabe.
37
»Cuando el Hijo del Hombre regrese, será como en los días de Noé.
38
En esos días, antes del diluvio, la gente disfrutaba de banquetes, fiestas y casamientos, hasta el momento en que Noé entró en su barco.
39
La gente no se daba cuenta de lo que iba a suceder hasta que llegó el diluvio y arrasó con todos.
Así será cuando venga el Hijo del Hombre.
40
»Dos hombres estarán trabajando juntos en el campo;
uno será llevado, el otro será dejado.
41
Dos mujeres estarán moliendo harina en el molino;
una será llevada, la otra será dejada.
42
»¡Así que ustedes también deben estar alerta!, porque no saben qué día vendrá su Señor.
43
Entiendan lo siguiente: si el dueño de una casa supiera exactamente a qué hora viene un ladrón, se mantendría alerta y no dejaría que asaltara su casa.
44
Ustedes también deben estar preparados todo el tiempo, porque el Hijo del Hombre vendrá cuando menos lo esperen.
45
»Un sirviente fiel y sensato es aquel a quien el amo puede darle la responsabilidad de dirigir a los demás sirvientes y alimentarlos.
46
Si el amo regresa y encuentra que el sirviente ha hecho un buen trabajo, habrá una recompensa.
47
Les digo la verdad, el amo pondrá a ese sirviente a cargo de todo lo que posee.
48
¿Pero qué tal si el sirviente es malo y piensa: “Mi amo no regresará por un tiempo
49
y comienza a golpear a los otros sirvientes, a parrandear y a emborracharse?
50
El amo regresará inesperadamente y sin previo aviso,
51
cortará al sirviente en pedazos y le asignará un lugar con los hipócritas.
En ese lugar habrá llanto y rechinar de dientes.