Enseñanza acerca de dar a los necesitados

1
»¡Tengan cuidado! No hagan sus buenas acciones en público para que los demás los admiren, porque perderán la recompensa de su Padre, que está en el cielo.
2
Cuando le des a alguien que pasa necesidad, no hagas lo que hacen los hipócritas que tocan la trompeta en las sinagogas y en las calles para llamar la atención a sus actos de caridad.
Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que esa.
3
Pero tú, cuando le des a alguien que pasa necesidad, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha.
4
Entrega tu ayuda en privado, y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.


Enseñanza acerca de la oración y el ayuno

5
»Cuando ores, no hagas como los hipócritas a quienes les encanta orar en público, en las esquinas de las calles y en las sinagogas donde todos pueden verlos.
Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que esa.
6
Pero tú, cuando ores, apártate a solas, cierra la puerta detrás de ti y ora a tu Padre en privado.
Entonces, tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.
7
»Cuando ores, no parlotees de manera interminable como hacen los seguidores de otras religiones.
Piensan que sus oraciones recibirán respuesta solo por repetir las mismas palabras una y otra vez.
8
No seas como ellos, porque tu Padre sabe exactamente lo que necesitas, incluso antes de que se lo pidas.
9
Ora de la siguiente manera:
Padre nuestro que estás en el cielo,
que sea siempre santo tu nombre.
10
Que tu reino venga pronto.
Que se cumpla tu voluntad en la tierra
como se cumple en el cielo.
11
Danos hoy el alimento que necesitamos,
12
y perdónanos nuestros pecados,
así como hemos perdonado a los que pecan contra nosotros.
13
No permitas que cedamos ante la tentación,
sino rescátanos del maligno.
14
»Si perdonas a los que pecan contra ti, tu Padre celestial te perdonará a ti;
15
pero si te niegas a perdonar a los demás, tu Padre no perdonará tus pecados.
16
»Cuando ayunes, que no sea evidente, porque así hacen los hipócritas;
pues tratan de tener una apariencia miserable y andan desarreglados para que la gente los admire por sus ayunos.
Les digo la verdad, no recibirán otra recompensa más que esa.
17
Pero tú, cuando ayunes, péinate y lávate la cara.
18
Así, nadie se dará cuenta de que estás ayunando, excepto tu Padre, quien sabe lo que haces en privado;
y tu Padre, quien todo lo ve, te recompensará.


Enseñanza acerca del dinero y las posesiones

19
»No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban.
20
Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar.
21
Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón.
22
»Tu ojo es una lámpara que da luz a tu cuerpo.
Cuando tu ojo es bueno, todo tu cuerpo está lleno de luz;
23
pero cuando tu ojo es malo, todo tu cuerpo está lleno de oscuridad.
Y si la luz que crees tener en realidad es oscuridad, ¡qué densa es esa oscuridad!
24
»Nadie puede servir a dos amos.
Pues odiará a uno y amará al otro;
será leal a uno y despreciará al otro.
No se puede servir a Dios y al dinero.
25
»Por eso les digo que no se preocupen por la vida diaria, si tendrán suficiente alimento y bebida, o suficiente ropa para vestirse.
¿Acaso no es la vida más que la comida y el cuerpo más que la ropa?
26
Miren los pájaros.
No plantan ni cosechan ni guardan comida en graneros, porque el Padre celestial los alimenta.
¿Y no son ustedes para él mucho más valiosos que ellos?
27
¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida?
28
»¿Y por qué preocuparse por la ropa? Miren cómo crecen los lirios del campo.
No trabajan ni cosen su ropa;
29
sin embargo, ni Salomón con toda su gloria se vistió tan hermoso como ellos.
30
Si Dios cuida de manera tan maravillosa a las flores silvestres que hoy están y mañana se echan al fuego, tengan por seguro que cuidará de ustedes.
¿Por qué tienen tan poca fe?
31
»Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”.
32
Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades.
33
Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás y lleven una vida justa, y él les dará todo lo que necesiten.
34
»Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones.
Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.