Salmo 16
Salmo de David.


1
Mantenme a salvo, oh Dios,
porque a ti he acudido en busca de refugio.
2
Le dije al Señor: «¡Tú eres mi dueño!
Todo lo bueno que tengo proviene de ti».
3
¡Los justos de la tierra
son mis verdaderos héroes!
¡Ellos son mi deleite!
4
A quienes andan detrás de otros dioses se les multiplican los problemas.
No participaré en sus sacrificios de sangre
ni siquiera mencionaré los nombres de sus dioses.
5
Señor, soloeres mi herencia, mi copa de bendición;
proteges todo lo que me pertenece.
6
La tierra que me has dado es agradable;
¡qué maravillosa herencia!
7
Bendeciré al Señor, quien me guía;
aun de noche mi corazón me enseña.
8
Sé que el Señor siempre está conmigo.
No seré sacudido, porque él está aquí a mi lado.
9
Con razón mi corazón está contento y yo me alegro;
mi cuerpo descansa seguro.
10
Pues tú no dejarás mi alma entre los muertos
ni permitirás que tu santo se pudra en la tumba.
11
Me mostrarás el camino de la vida,
me concederás la alegría de tu presencia
y el placer de vivir contigo para siempre.