Salmo 17
Oración de David.


1
Oh Señor, oye mi ruego pidiendo justicia;
escucha mi grito de auxilio.
Presta oído a mi oración,
porque proviene de labios sinceros.
2
Declárame inocente,
porque tú ves a los que hacen lo correcto.
3
Pusiste a prueba mis pensamientos y examinaste mi corazón durante la noche;
me has escudriñado y no encontraste ningún mal.
Estoy decidido a no pecar con mis palabras.
4
He seguido tus mandatos,
los cuales me impidieron ir tras la gente cruel y perversa.
5
Mis pasos permanecieron en tu camino;
no he vacilado en seguirte.
6
Oh Dios, a ti dirijo mi oración porque sé que me responderás;
inclínate y escucha cuando oro.
7
Muéstrame tu amor inagotable de maravillosas maneras.
Con tu gran poder rescatas
a los que buscan refugiarse de sus enemigos.
8
Cuídame como cuidarías tus propios ojos;
escóndeme bajo la sombra de tus alas.
9
Protégeme de los perversos que me atacan,
del enemigo mortal que me rodea.
10
No tienen compasión;
¡escucha cómo se jactan!
11
Me rastrean y me rodean,
a la espera de cualquier oportunidad para tirarme al suelo.
12
Son como leones hambrientos, deseosos por despedazarme;
como leones jóvenes, escondidos en emboscada.
13
¡Levántate, oh Señor!
¡Enfréntalos y haz que caigan de rodillas!
¡Con tu espada rescátame de los perversos!
14
Con el poder de tu mano, oh Señor,
destruye a los que buscan su recompensa en este mundo;
pero sacia el hambre de los que son tu tesoro.
Que sus hijos tengan abundancia
y dejen herencia a sus descendientes.
15
Porque soy recto, te veré;
cuando despierte, te veré cara a cara y quedaré satisfecho.