Salmo 21
Para el director del coro: salmo de David.


1
¡Cuánto se alegra el rey en tu fuerza, oh Señor!
Grita de alegría porque tú le das la victoria.
2
Pues le diste el deseo de su corazón;
no le has negado nada de lo que te ha pedido.
Interludio
3
Le das la bienvenida con éxito y prosperidad;
le colocaste una corona del oro más puro sobre la cabeza.
4
Te pidió que le preservaras la vida,
y le concediste su petición;
los días de su vida se alargan para siempre.
5
Tu victoria le da mucha honra,
y lo has vestido de esplendor y majestad.
6
Lo has dotado de bendiciones eternas
y le has dado la alegría de tu presencia.
7
Pues el rey confía en el Señor;
el amor inagotable del Altísimo cuidará que no tropiece.
8
Capturarás a todos tus enemigos;
con tu poderosa mano derecha atraparás a todos los que te odian.
9
Cuando te manifiestes,
los arrojarás a un horno en llamas.
En su enojo el Señor los consumirá;
el fuego los devorará.
10
Borrarás a sus hijos de la faz de la tierra;
nunca tendrán descendientes.
11
Aunque conspiren contra ti,
sus maquinaciones malignas jamás prosperarán.
12
Pues se darán vuelta y saldrán corriendo
cuando vean que tus flechas apuntan hacia ellos.
13
Levántate, oh Señor, en tu poder;
con música y cánticos celebramos tus poderosos actos.