Salmo 55
Para el director del coro: salmo de David;
acompáñese con instrumentos de cuerda.


1
Escucha mi oración, oh Dios;
¡no pases por alto mi grito de auxilio!
2
Por favor, escúchame y respóndeme,
porque las dificultades me abruman.
3
Mis enemigos me gritan,
me lanzan perversas amenazas a viva voz.
Me cargan de problemas
y con rabia me persiguen.
4
Mi corazón late en el pecho con fuerza;
me asalta el terror de la muerte.
5
El miedo y el temblor me abruman,
y no puedo dejar de temblar.
6
Si tan solo tuviera alas como una paloma,
¡me iría volando y descansaría!
7
Volaría muy lejos,
a la tranquilidad del desierto.
Interludio
8
Qué rápido me escaparía
lejos de esta furiosa tormenta de odio.
9
Confúndelos, Señor, y frustra sus planes,
porque veo violencia y conflicto en la ciudad.
10
Día y noche patrullan sus murallas para cuidarla de invasores,
pero el verdadero peligro es la maldad que hay dentro de la ciudad.
11
Todo se viene abajo;
las amenazas y el engaño abundan por las calles.
12
No es un enemigo el que me hostiga,
eso podría soportarlo.
No son mis adversarios los que me insultan con tanta arrogancia,
de ellos habría podido esconderme.
13
En cambio, eres tú, mi par,
mi compañero y amigo íntimo.
14
¡Cuánto compañerismo disfrutábamos
cuando caminábamos juntos hacia la casa de Dios!
15
Que la muerte aceche a mis enemigos;
que la tumba se los trague vivos,
porque la maldad habita en ellos.
16
Pero clamaré a Dios,
y el Señor me rescatará.
17
Mañana, tarde y noche
clamo en medio de mi angustia,
y el Señor oye mi voz.
18
Él me rescata y me mantiene a salvo
de la batalla que se libra en mi contra,
aunque muchos todavía se me oponen.
19
Dios, quien siempre ha gobernado,
me oirá y los humillará.
Interludio
Pues mis enemigos se niegan a cambiar de rumbo;
no tienen temor de Dios.
20
En cuanto a mi compañero, él traicionó a sus amigos;
no cumplió sus promesas.
21
Sus palabras son tan suaves como la mantequilla,
pero en su corazón hay guerra.
Sus palabras son tan relajantes como una loción,
¡pero por debajo son dagas!
22
Entrégale tus cargas al Señor,
y él cuidará de ti;
no permitirá que los justos tropiecen y caigan.
23
Pero tú, oh Dios, mandarás a los perversos
a la fosa de destrucción;
los asesinos y los mentirosos morirán jóvenes,
pero yo confío en que tú me salves.