Salmo 60
Para el director del coro: salmo de David útil para enseñar, acerca de cuando peleó contra Aram-naharaim y Aram-soba, y Joab regresó y mató a doce mil edomitas en el valle de la Sal.
Cántese con la melodía de «Lirio del testimonio».


1
Nos has rechazado, oh Dios, y quebraste nuestras defensas.
Te enojaste con nosotros;
ahora, restáuranos al gozo de tu favor.
2
Sacudiste nuestra tierra y la abriste en dos.
Sella las grietas, porque la tierra tiembla.
3
Has sido muy estricto con nosotros,
nos hiciste beber de un vino que nos dejó tambaleantes.
4
Pero has levantado un estandarte para los que te temen:
un punto de reunión en medio del ataque.
Interludio
5
Rescata ahora a tu pueblo amado;
respóndenos y sálvanos con tu poder.
6
Por su santidad, Dios ha prometido:
«Dividiré a Siquem con alegría
y mediré el valle de Sucot.
7
Galaad es mío,
y también Manasés.
Efraín, mi casco, producirá mis guerreros,
y Judá, mi cetro, producirá mis reyes.
8
Pero Moab, mi lavamanos, se convertirá en mi siervo,
y sobre Edom me limpiaré los pies
y gritaré triunfante sobre Filistea».
9
¿Quién me llevará a la ciudad fortificada?
¿Quién me dará la victoria sobre Edom?
10
¿Nos has rechazado, oh Dios?
¿Ya no marcharás junto a nuestros ejércitos?
11
Por favor, ayúdanos contra nuestros enemigos,
porque toda la ayuda humana es inútil.
12
Con la ayuda de Dios, haremos cosas poderosas,
pues él pisoteará a nuestros enemigos.