Salmo 97

1
¡El Señor es rey!
¡Que se goce la tierra!
¡Que se alegren las costas más lejanas!
2
Nubes oscuras lo rodean.
La rectitud y la justicia son el cimiento de su trono.
3
Fuego se extiende delante de él
y calcina a todos sus enemigos.
4
Sus relámpagos destellan por el mundo;
la tierra lo ve y tiembla.
5
Las montañas se derriten como cera delante del Señor,
delante del Señor de toda la tierra.
6
Los cielos proclaman su justicia;
toda nación ve su gloria.
7
Los que rinden culto a ídolos quedan deshonrados
todos los que se jactan de sus inútiles dioses
pues todos los dioses tienen que inclinarse ante él.
8
¡Jerusalén oyó y se alegró,
y todas las ciudades de Judá están felices
a causa de tu justicia, oh Señor!
9
Pues tú, oh Señor, eres supremo en toda la tierra,
exaltado muy por encima de todos los dioses.
10
¡Ustedes, los que aman al Señor, odien el mal!
Él protege la vida de sus justos
y los rescata del poder de los perversos.
11
La luz brilla sobre los justos,
y la alegría sobre los de corazón recto.
12
¡Que todos los justos se alegren en el Señor
y alaben su santo nombre!