La bestia que sale del mar

1
Después vi a una bestia que subía del mar.
Tenía siete cabezas y diez cuernos, y una corona en cada cuerno;
y escrito en cada cabeza había nombres que blasfemaban a Dios.
2
Esta bestia se parecía a un leopardo, ¡pero tenía las patas de un oso y la boca de un león! Y el dragón le dio a la bestia su propio poder y trono y gran autoridad.
3
Vi que una de las cabezas de la bestia parecía estar herida de muerte, ¡pero la herida mortal sanó! Todo el mundo se maravilló de este milagro y dio lealtad a la bestia.
4
Adoraron al dragón por haberle dado semejante poder a la bestia y también adoraron a la bestia.
«¿Quién es tan grande como la bestia? —exclamaban—.
¿Quién puede luchar contra ella?».
5
A la bestia se le permitió decir grandes blasfemias contra Dios, y se le dio autoridad para hacer todo lo que quisiera durante cuarenta y dos meses.
6
Y abrió la boca con terribles blasfemias contra Dios, maldiciendo su nombre y su habitación, es decir, a los que habitan en el cielo.
7
Además se le permitió a la bestia hacer guerra contra el pueblo santo de Dios y conquistarlo;
y se le dio autoridad para gobernar sobre todo pueblo y toda tribu, lengua y nación.
8
Y adoraron a la bestia todos los que pertenecen a este mundo, aquellos cuyos nombres no estaban escritos en el libro de la vida que pertenece al Cordero que fue sacrificado antes de la creación del mundo.
9
El que tenga oídos para oír,
que escuche y entienda.
10
Todo el que esté destinado a la cárcel,
a la cárcel será llevado.
Todo el que esté destinado a morir a espada,
morirá a filo de espada.
Esto significa que el pueblo de Dios tiene que soportar la persecución con paciencia y permanecer fiel.


La bestia que sale de la tierra

11
Luego vi a otra bestia;
esta salía de la tierra.
Tenía dos cuernos como los de un cordero, pero hablaba con la voz de un dragón.
12
Ejercía toda la autoridad de la primera bestia y exigía que toda la tierra y sus habitantes adoraran a la primera bestia, la que se había recuperado de su herida mortal.
13
Hacía milagros asombrosos, incluso que cayera fuego del cielo a la tierra mientras todos observaban.
14
Con los milagros que se le permitió hacer en nombre de la primera bestia, engañó a todos los que pertenecen a este mundo.
Les ordenó que hicieran una gran estatua de la primera bestia, la que estaba herida de muerte y después volvió a la vida.
15
Luego se le permitió dar vida a esa estatua para que pudiera hablar.
Entonces la estatua de la bestia ordenó que todo el que se negara a adorarla debía morir.
16
Además exigió que a todospequeños y grandes;
ricos y pobres;
libres y esclavos— se les pusiera una marca en la mano derecha o en la frente.
17
Y nadie podía comprar ni vender nada sin tener esa marca, que era el nombre de la bestia o bien el número que representa su nombre.
18
Aquí se requiere sabiduría.
El que tenga entendimiento, que resuelva el significado del número de la bestia, porque es el número de un hombre.
Su número es 666.