La nueva Jerusalén

1
Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido y también el mar.
2
Y vi la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde la presencia de Dios, como una novia hermosamente vestida para su esposo.
3
Oí una fuerte voz que salía del trono y decía: «¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo! Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo.
Dios mismo estará con ellos.
4
Él les secará toda lágrima de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza ni llanto ni dolor.
Todas esas cosas ya no existirán más».
5
Y el que estaba sentado en el trono dijo: «¡Miren, hago nuevas todas las cosas!».
Entonces me dijo: «Escribe esto, porque lo que te digo es verdadero y digno de confianza».
6
También dijo: «¡Todo ha terminado! Yo soy el Alfa y la Omega, el Principio y el Fin.
A todo el que tenga sed, yo le daré a beber gratuitamente de los manantiales del agua de la vida.
7
Los que salgan vencedores heredarán todas esas bendiciones, y yo seré su Dios, y ellos serán mis hijos.
8
»Pero los cobardes, los incrédulos, los corruptos, los asesinos, los que cometen inmoralidades sexuales, los que practican la brujería, los que rinden culto a ídolos y todos los mentirosos, tendrán su destino en el lago de fuego que arde con azufre.
Esta es la segunda muerte».
9
Entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas con las últimas siete plagas se me acercó y me dijo: «¡Ven conmigo! Te mostraré a la novia, la esposa del Cordero».
10
Así que me llevó en el Espíritu a una montaña grande y alta, y me mostró la ciudad santa, Jerusalén, que descendía del cielo, desde la presencia de Dios.
11
Resplandecía de la gloria de Dios y brillaba como una piedra preciosa, como un jaspe tan transparente como el cristal.
12
La muralla de la ciudad era alta y ancha, y tenía doce puertas vigiladas por doce ángeles.
Los nombres de las doce tribus de Israel estaban escritos en las puertas.
13
Había tres puertas a cada lado: al oriente, al norte, al sur y al occidente.
14
La muralla de la ciudad estaba fundada sobre doce piedras, las cuales llevaban escritos los nombres de los doce apóstoles del Cordero.
15
El ángel que hablaba conmigo tenía en la mano una vara de oro para medir la ciudad, sus puertas y su muralla.
16
Cuando la midió se dio cuenta de que era cuadrada, que medía lo mismo de ancho que de largo.
En realidad, medía 2220 kilómetros de largo, lo mismo de alto y lo mismo de ancho.
17
Después midió el grosor de las murallas, que eran de sesenta y cinco metros (según la medida humana que el ángel usó).
18
La muralla estaba hecha de jaspe, y la ciudad era de oro puro y tan cristalino como el vidrio.
19
La muralla de la ciudad estaba fundada sobre doce piedras, cada una adornada con una piedra preciosa: la primera con jaspe, la segunda con zafiro, la tercera con ágata, la cuarta con esmeralda,
20
la quinta con ónice, la sexta con cornalina, la séptima con crisólito, la octava con berilo, la novena con topacio, la décima con crisoprasa, la undécima con jacinto y la duodécima con amatista.
21
Las doce puertas estaban hechas de perlas, ¡cada puerta hecha de una sola perla! Y la calle principal era de oro puro y tan cristalino como el vidrio.
22
No vi ningún templo en la ciudad, porque el Señor Dios Todopoderoso y el Cordero son el templo.
23
La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna, porque la gloria de Dios ilumina la ciudad, y el Cordero es su luz.
24
Las naciones caminarán a la luz de la ciudad, y los reyes del mundo entrarán en ella con toda su gloria.
25
Las puertas nunca se cerrarán al terminar el día porque allí no existe la noche.
26
Todas las naciones llevarán su gloria y honor a la ciudad.
27
No se permitirá la entrada a ninguna cosa mala ni tampoco a nadie que practique la idolatría y el engaño.
Solo podrán entrar los que tengan su nombre escrito en el libro de la vida del Cordero.