Traslado del arca a la casa de Obed Edom

1
Después de consultar a los jefes de mil y de cien soldados, y a todos los oficiales, David
2
dijo a toda la asamblea de Israel: «Si les parece bien, y si es lo que el Señor nuestro Dios desea, invitemos a nuestros hermanos que se han quedado por todo el territorio de Israel, y también a los sacerdotes y levitas que están en los pueblos y aldeas, a que se unan a nosotros
3
para traer de regreso el arca de nuestro Dios.
La verdad es que desde el tiempo de Saúl no la hemos consultado
4
A la asamblea le agradó la propuesta, y acordó que se hiciera así.
5
Entonces David reunió a todo el pueblo de Israel, desde Sijor en Egipto hasta Lebó Jamat, para trasladar el arca que estaba en Quiriat Yearín.
6
Luego David y todo Israel fueron a Balá, que es Quiriat Yearín de Judá, para trasladar de allí el arca de Dios, sobre la cual se invoca el nombre del Señor, que reina entre querubines.
7
Colocaron el arca de Dios en una carreta nueva y la sacaron de la casa de Abinadab.
Uza y Ajío guiaban la carreta.
8
David y todo Israel danzaban ante Dios con gran entusiasmo y cantaban al son de liras, arpas, panderos, címbalos y trompetas.
9
Al llegar a la parcela de Quidón, los bueyes tropezaron;
pero Uza, extendiendo las manos, sostuvo el arca.
10
Con todo, la ira del Señor se encendió contra Uza por haber tocado el arca, y allí en su presencia Dios lo hirió y le quitó la vida.
11
David se enojó porque el Señor había matado a Uza.
Por eso le puso a aquel lugar el nombre de Peres Uza, nombre que conserva hasta hoy.
12
Aquel día David se sintió temeroso de Dios y exclamó: «¡Es mejor que no me lleve el arca de Dios
13
Por eso no se la llevó a la Ciudad de David, sino que ordenó que la trasladaran a la casa de Obed Edom, oriundo de Gat.
14
Fue así como el arca de Dios permaneció tres meses en la casa de Obed Edom, y el Señor bendijo a la familia de Obed Edom y todo lo que tenía.