Guerra contra los amonitas

1
Pasado algún tiempo, murió Najás, rey de los amonitas, y su hijo lo sucedió en el trono.
2
Entonces David pensó: «Debo ser leal con Janún hijo de Najás, pues su padre lo fue conmigoAsí que envió a unos mensajeros para darle el pésame por la muerte de su padre.
Cuando los mensajeros de David llegaron al país de los amonitas para darle el pésame a Janún,
3
los jefes de ese pueblo le aconsejaron: «¿Y acaso cree Su Majestad que David ha enviado a estos mensajeros sólo para darle el pésame, y porque quiere honrar a su padre? ¿No será más bien que han venido a espiar y explorar el país para luego destruirlo
4
Entonces Janún mandó que apresaran a los mensajeros de David y que les afeitaran la barba y les rasgaran la ropa por la mitad, a la altura de las nalgas.
Y así los despidió.
5
Los hombres de David se sentían muy avergonzados.
Cuando David se enteró de lo que les había pasado, mandó que los recibieran y les dieran este mensaje de su parte: «Quédense en Jericó, y no regresen hasta que les crezca la barba
6
Al darse cuenta Janún y los amonitas de que habían ofendido a David, enviaron treinta y tres mil kilos de plata para contratar carros y jinetes en Aram Najarayin, en Aram de Macá y en Sobá.
7
Contrataron treinta y dos mil carros y al rey de Macá con su ejército, que acampó frente a Medeba.
Por su parte, los amonitas salieron de sus ciudades y se dispusieron para el combate.
8
Cuando David lo supo, despachó a Joab con todos los soldados del ejército.
9
Los amonitas avanzaron hasta la entrada de su ciudad, pero los reyes que habían venido a reforzarlos se quedaron aparte, en campo abierto.
10
Joab se vio amenazado por el frente y por la retaguardia, así que escogió a las mejores tropas israelitas para pelear contra los sirios,
11
y el resto de las tropas las puso al mando de su hermano Abisay, para que enfrentaran a los amonitas.
12
A Abisay le ordenó: «Si los sirios pueden más que yo, tú vendrás a rescatarme;
y si los amonitas pueden más que tú, yo te rescataré.
13
¡Ánimo! Luchemos con valor por nuestro pueblo y por las ciudades de nuestro Dios.
¡Y que el Señor haga lo que bien le parezca
14
En seguida Joab y sus tropas avanzaron contra los sirios, y éstos huyeron de él.
15
Al ver que los sirios se daban a la fuga, también los amonitas huyeron de Abisay y se refugiaron en la ciudad.
Entonces Joab regresó a Jerusalén.
16
Los sirios, al verse derrotados por Israel, enviaron mensajeros para pedir ayuda a los sirios que vivían al otro lado del río Éufrates.
Sofac, jefe del ejército de Hadad Ezer, se puso al frente de ellos.
17
Cuando David se enteró de esto, reunió a todo Israel, cruzó el Jordán y tomó posición de batalla contra los sirios.
Éstos lo atacaron,
18
pero tuvieron que huir ante los israelitas.
David mató a siete mil soldados sirios de caballería y cuarenta mil de infantería;
también mató a Sofac, jefe del ejército.
19
Al ver que los sirios habían sido derrotados por los israelitas, todos los vasallos de Hadad Ezer hicieron la paz con David y se sometieron a él.
A partir de entonces, los sirios se negaron a ir en auxilio de los amonitas.