Consejos matrimoniales

1
Paso ahora a los asuntos que me plantearon por escrito: «Es mejor no tener relaciones sexuales
2
Pero en vista de tanta inmoralidad, cada hombre debe tener su propia esposa, y cada mujer su propio esposo.
3
El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa, e igualmente la mujer con su esposo.
4
La mujer ya no tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposo.
Tampoco el hombre tiene derecho sobre su propio cuerpo, sino su esposa.
5
No se nieguen el uno al otro, a no ser de común acuerdo, y sólo por un tiempo, para dedicarse a la oración.
No tarden en volver a unirse nuevamente;
de lo contrario, pueden caer en tentación de Satanás, por falta de dominio propio.
6
Ahora bien, esto lo digo como una concesión y no como una orden.
7
En realidad, preferiría que todos fueran como yo.
No obstante, cada uno tiene de Dios su propio don: éste posee uno;
aquél, otro.
8
A los solteros y a las viudas les digo que sería mejor que se quedaran como yo.
9
Pero si no pueden dominarse, que se casen, porque es preferible casarse que quemarse de pasión.
10
A los casados les doy la siguiente orden (no yo sino el Señor): que la mujer no se separe de su esposo.
11
Sin embargo, si se separa, que no se vuelva a casar;
de lo contrario, que se reconcilie con su esposo.
Así mismo, que el hombre no se divorcie de su esposa.
12
A los demás les digo yo (no es mandamiento del Señor): Si algún hermano tiene una esposa que no es creyente, y ella consiente en vivir con él, que no se divorcie de ella.
13
Y si una mujer tiene un esposo que no es creyente, y él consiente en vivir con ella, que no se divorcie de él.
14
Porque el esposo no creyente ha sido santificado por la unión con su esposa, y la esposa no creyente ha sido santificada por la unión con su esposo creyente.
Si así no fuera, sus hijos serían impuros, mientras que, de hecho, son santos.
15
Sin embargo, si el cónyuge no creyente decide separarse, no se lo impidan.
En tales circunstancias, el cónyuge creyente queda sin obligación;
Dios nos ha llamado a vivir en paz.
16
¿Cómo sabes tú, mujer, si acaso salvarás a tu esposo? ¿O cómo sabes tú, hombre, si acaso salvarás a tu esposa?
17
En cualquier caso, cada uno debe vivir conforme a la condición que el Señor le asignó y a la cual Dios lo ha llamado.
Ésta es la norma que establezco en todas las iglesias.
18
¿Fue llamado alguno estando ya circuncidado? Que no disimule su condición.
¿Fue llamado alguno sin estar circuncidado? Que no se circuncide.
19
Para nada cuenta estar o no estar circuncidado;
lo que importa es cumplir los mandatos de Dios.
20
Que cada uno permanezca en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó.
21
¿Eras esclavo cuando fuiste llamado? No te preocupes, aunque si tienes la oportunidad de conseguir tu libertad, aprovéchala.
22
Porque el que era esclavo cuando el Señor lo llamó es un liberto del Señor;
del mismo modo, el que era libre cuando fue llamado es un esclavo de Cristo.
23
Ustedes fueron comprados por un precio;
no se vuelvan esclavos de nadie.
24
Hermanos, cada uno permanezca ante Dios en la condición en que estaba cuando Dios lo llamó.
25
En cuanto a las personas solteras, no tengo ningún mandato del Señor, pero doy mi opinión como quien por la misericordia del Señor es digno de confianza.
26
Pienso que, a causa de la crisis actual, es bueno que cada persona se quede como está.
27
¿Estás casado? No procures divorciarte.
¿Estás soltero? No busques esposa.
28
Pero si te casas, no pecas;
y si una joven se casa, tampoco comete pecado.
Sin embargo, los que se casan tendrán que pasar por muchos aprietos, y yo quiero evitárselos.
29
Lo que quiero decir, hermanos, es que nos queda poco tiempo.
De aquí en adelante los que tienen esposa deben vivir como si no la tuvieran;
30
los que lloran, como si no lloraran;
los que se alegran, como si no se alegraran;
los que compran algo, como si no lo poseyeran;
31
los que disfrutan de las cosas de este mundo, como si no disfrutaran de ellas;
porque este mundo, en su forma actual, está por desaparecer.
32
Yo preferiría que estuvieran libres de preocupaciones.
El soltero se preocupa de las cosas del Señor y de cómo agradarlo.
33
Pero el casado se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposa;
34
sus intereses están divididos.
La mujer no casada, lo mismo que la joven soltera, se preocupa de las cosas del Señor;
se afana por consagrarse al Señor tanto en cuerpo como en espíritu.
Pero la casada se preocupa de las cosas de este mundo y de cómo agradar a su esposo.
35
Les digo esto por su propio bien, no para ponerles restricciones sino para que vivan con decoro y plenamente dedicados al Señor.
36
Si alguno piensa que no está tratando a su prometida como es debido, y ella ha llegado ya a su madurez, por lo cual él se siente obligado a casarse, que lo haga.
Con eso no peca;
que se casen.
37
Pero el que se mantiene firme en su propósito, y no está dominado por sus impulsos sino que domina su propia voluntad, y ha resuelto no casarse con su prometida, también hace bien.
38
De modo que el que se casa con su prometida hace bien, pero el que no se casa hace mejor.
39
La mujer está ligada a su esposo mientras él vive;
pero si el esposo muere, ella queda libre para casarse con quien quiera, con tal de que sea en el Señor.
40
En mi opinión, ella será más feliz si no se casa, y creo que yo también tengo el Espíritu de Dios.