El hombre de Dios que llegó de Judá

1
Sucedió que un hombre de Dios fue desde Judá hasta Betel en obediencia a la palabra del Señor.
Cuando Jeroboán, de pie junto al altar, se disponía a quemar incienso,
2
el hombre de Dios, en obediencia a la palabra del Señor, gritó: «¡Altar, altar! Así dice el Señor: “En la familia de David nacerá un hijo llamado Josías, el cual sacrificará sobre ti a estos sacerdotes de altareshumanos
3
Aquel mismo día el hombre de Dios ofreció una señal: «Ésta es la señal que el Señor les da: ¡El altar será derribado, y las cenizas se esparcirán
4
Al oír la sentencia que el hombre de Dios pronunciaba contra el altar de Betel, el rey extendió el brazo desde el altar y dijo: «¡AgárrenloPero el brazo que había extendido contra el hombre se le paralizó, de modo que no podía contraerlo.
5
En ese momento el altar se vino abajo y las cenizas se esparcieron, según la señal que, en obediencia a la palabra del Señor, les había dado el hombre de Dios.
6
Entonces el rey le dijo al hombre de Dios:
—¡Apacigua al Señor tu Dios! ¡Ora por mí, para que se me cure el brazo!
El hombre de Dios suplicó al Señor, y al rey se le curó el brazo, quedándole como antes.
7
Luego el rey le dijo al hombre de Dios:
—Ven a casa conmigo, y come algo;
además, quiero hacerte un regalo.
8
Pero el hombre de Dios le respondió al rey:
Aunque usted me diera la mitad de sus posesiones, no iría a su casa.
Aquí no comeré pan ni beberé agua,
9
porque así me lo ordenó el Señor.
Me dijo: “No comas pan, ni bebas agua, ni regreses por el mismo camino.”
10
De modo que tomó un camino diferente al que había tomado para ir a Betel.
11
En ese tiempo vivía en Betel cierto profeta anciano.
Sus hijos fueron a contarle todo lo que el hombre de Dios había hecho allí aquel día, y lo que le había dicho al rey.
12
Su padre les preguntó:
—¿Por dónde se fue?
Sus hijos le indicaron el camino que había tomado el hombre de Dios que había llegado de Judá,
13
y el padre les ordenó:
Aparéjenme un asno, para que lo monte.
Cuando el asno estuvo listo, el profeta anciano lo montó
14
y se fue tras el hombre de Dios.
Lo encontró sentado debajo de una encina, y le preguntó:
—¿Eres tú el hombre de Dios que vino de Judá?
—Sí, lo soy —respondió.
15
Entonces el profeta le dijo:
—Ven a comer a mi casa.
16
—No puedo volver contigo ni acompañarterespondió el hombre de Dios—;
tampoco puedo comer pan ni beber agua contigo en este lugar,
17
pues el Señor me ha dado esta orden: “No comas pan ni bebas agua allí, ni regreses por el mismo camino.”
18
El anciano replicó:
También yo soy profeta, como tú.
Y un ángel, obedeciendo a la palabra del Señor, me dijo: “Llévalo a tu casa para que coma pan y beba agua.”
Así lo engañó,
19
y el hombre de Dios volvió con él, y comió y bebió en su casa.
20
Mientras estaban sentados a la mesa, la palabra del Señor vino al profeta que lo había hecho volver.
21
Entonces el profeta le anunció al hombre de Dios que había llegado de Judá:
Así dice el Señor: “Has desafiado la palabra del Señor y no has cumplido la orden que el Señor tu Dios te dio.
22
Has vuelto para comer pan y beber agua en el lugar donde él te dijo que no lo hicieras.
Por lo tanto, no será sepultado tu cuerpo en la tumba de tus antepasados.”
23
Cuando el hombre de Dios terminó de comer y beber, el profeta que lo había hecho volver le aparejó un asno,
24
y el hombre de Dios se puso en camino.
Pero un león le salió al paso y lo mató, dejándolo tendido en el camino.
Sin embargo, el león y el asno se quedaron junto al cuerpo.
25
Al ver el cuerpo tendido, y al león cuidando el cuerpo, los que pasaban por el camino llevaron la noticia a la ciudad donde vivía el profeta anciano.
26
Cuando el profeta que lo había hecho volver de su viaje se enteró de eso, dijo: «Ahí tienen al hombre de Dios que desafió la palabra del Señor.
Por eso el Señor lo entregó al león, que lo ha matado y despedazado, como la palabra del Señor se lo había advertido
27
Luego el profeta les dijo a sus hijos: «Aparéjenme el asno.» En cuanto lo hicieron,
28
el profeta salió y encontró el cuerpo tendido en el camino, con el asno y el león junto a él.
El león no se había comido el cadáver, ni había despedazado al asno.
29
Entonces el profeta levantó el cadáver del hombre de Dios, lo puso sobre el asno y se lo llevó de vuelta a la ciudad para hacer duelo por él y enterrarlo.
30
Luego lo puso en la tumba de su propiedad, e hicieron duelo por él, clamando: «¡Ay, hermano mío
31
Después de enterrarlo, el profeta les dijo a sus hijos: «Cuando yo muera, entiérrenme en la misma tumba donde está enterrado el hombre de Dios, y pongan mis huesos junto a los suyos.
32
Porque ciertamente se cumplirá la sentencia que, en obediencia a la palabra del Señor, él pronunció contra el altar de Betel y contra todos los santuarios paganos que están en los montes de las ciudades de Samaria
33
Con todo, Jeroboán no cambió su mala conducta, sino que una vez más puso como sacerdotes para los santuarios paganos a toda clase de gente.
A cualquiera que deseaba ser sacerdote de esos santuarios, él lo consagraba como tal.
34
Esa conducta llevó a la dinastía de Jeroboán a pecar, y causó su caída y su desaparición de la faz de la tierra.