Abías, rey de Judá

1
En el año dieciocho del reinado de Jeroboán hijo de Nabat, Abías ascendió al trono de Judá,
2
y reinó en Jerusalén tres años.
Su madre era Macá hija de Abisalón.
3
Abías cometió todos los pecados que, antes de él, había cometido su padre, pues no siempre fue fiel al Señor su Dios como lo había sido su antepasado David.
4
No obstante, por consideración a David, el Señor su Dios mantuvo la lámpara de David encendida en Jerusalén, y le dio un hijo que lo sucediera, para fortalecer así a Jerusalén.
5
Porque David había hecho lo que agrada al Señor, y en toda su vida no había dejado de cumplir ninguno de los mandamientos del Señor, excepto en el caso de Urías el hitita.
6
Durante toda la vida de Abías hubo guerra entre Roboán y Jeroboán.
7
Los demás acontecimientos del reinado de Abías, y todo lo que hizo, están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.
También hubo guerra entre Abías y Jeroboán.
8
Y Abías murió y fue sepultado en la Ciudad de David.
Y su hijo Asá lo sucedió en el trono.


Asá, rey de Judá

9
En el año veinte de Jeroboán, rey de Israel, Asá ocupó el trono de Judá,
10
y reinó en Jerusalén cuarenta y un años.
Su abuela era Macá hija de Abisalón.
11
Asá hizo lo que agrada al Señor, como lo había hecho su antepasado David.
12
Expulsó del país a los que practicaban la prostitución sagrada y acabó con todos los ídolos que sus antepasados habían fabricado.
13
Hasta destituyó a su abuela Macá de su puesto como reina madre, porque ella se había hecho una escandalosa imagen de la diosa Aserá.
Asá derribó la imagen y la quemó en el arroyo de Cedrón.
14
Aunque no quitó los santuarios paganos, Asá se mantuvo siempre fiel al Señor.
15
Además, llevó al templo del Señor el oro, la plata y los utensilios que él y su padre habían consagrado.
16
Durante los reinados de Asá y Basá, rey de Israel, hubo guerra entre ellos.
17
Basá, rey de Israel, atacó a Judá y fortificó Ramá para aislar totalmente a Asá, rey de Judá.
18
Entonces Asá tomó todo el oro y la plata que habían quedado en los tesoros del templo del Señor y de su propio palacio, y les encargó a sus funcionarios que se los llevaran a Ben Adad, hijo de Tabrimón y nieto de Hezión, rey de Siria, que estaba gobernando en Damasco.
Y le envió este mensaje:
19
«Hagamos tú y yo un tratado como el que antes hicieron tu padre y el mío.
Aquí te envío un presente de oro y plata.
Anula tu tratado con Basá, rey de Israel, para que se marche de aquí
20
Ben Adad estuvo de acuerdo con el rey Asá y mandó a los jefes de su ejército para que atacaran las ciudades de Israel.
Así conquistó Iyón, Dan, Abel Betmacá y todo Quinéret, además de Neftalí.
21
Cuando Basá se enteró, dejó de fortificar Ramá y se retiró a Tirsá.
22
Entonces el rey Asá movilizó a todo Judá, sin eximir a nadie, y se llevaron de Ramá las piedras y la madera con que Basá había estado fortificando la ciudad.
Con ellas el rey Asá fortificó Gueba de Benjamín, y también Mizpa.
23
Los demás acontecimientos del reinado de Asá, y todo su poderío y todo lo que hizo, y lo que atañe a las ciudades que edificó, están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Judá.
Sin embargo, en su vejez sufrió una enfermedad de los pies.
24
Luego Asá murió y fue sepultado con sus antepasados en la Ciudad de David.
Y su hijo Josafat lo sucedió en el trono.


Nadab, rey de Israel

25
En el segundo año de Asá, rey de Judá, Nadab hijo de Jeroboán ascendió al trono de Israel y reinó allí dos años.
26
Pero Nadab hizo lo que ofende al Señor, pues siguió el mal ejemplo de su padre, persistiendo en el mismo pecado con que éste hizo pecar a Israel.
27
Basá hijo de Ahías, de la tribu de Isacar, conspiró contra Nadab y lo derrotó en la ciudad filistea de Guibetón, a la que Nadab y todo Israel tenían sitiada.
28
En el tercer año de Asá, rey de Judá, Basá mató a Nadab y lo sucedió en el trono.
29
Tan pronto como comenzó a reinar, Basá mató a toda la familia de Jeroboán.
No dejó vivo a ninguno de sus descendientes, sino que los eliminó a todos, según la palabra que el Señor dio a conocer por medio de su siervo Ahías el silonita.
30
Esto sucedió a raíz de los pecados que Jeroboán cometió e hizo cometer a los israelitas, con lo que provocó la ira del Señor, Dios de Israel.
31
Los demás acontecimientos del reinado de Nadab, y todo lo que hizo, están escritos en el libro de las crónicas de los reyes de Israel.
32
Durante los reinados de Asá de Judá y Basá de Israel, hubo guerra entre ellos.
33
En el tercer año de Asá, rey de Judá, Basá hijo de Ahías ascendió al trono, y durante veinticuatro años reinó en Tirsá sobre todo Israel.
34
Basá hizo lo que ofende al Señor, pues siguió el mal ejemplo de Jeroboán, persistiendo en el mismo pecado con que éste hizo pecar a Israel.