David huye a Adulán y a Mizpa

1
David se fue de Gat y huyó a la cueva de Adulán.
Cuando sus hermanos y el resto de la familia se enteraron, fueron a verlo allí.
2
Además, se le unieron muchos otros que estaban en apuros, cargados de deudas o amargados.
Así, David llegó a tener bajo su mando a unos cuatrocientos hombres.
3
De allí se dirigió a Mizpa, en Moab, y le pidió al rey de ese lugar: «Deja que mis padres vengan a vivir entre ustedes hasta que yo sepa lo que Dios quiere de mí.»
4
Fue así como dejó a sus padres con el rey de Moab, y ellos se quedaron allí todo el tiempo que David permaneció en su refugio.
5
Pero el profeta Gad le dijo a David: «No te quedes en el refugio.
Es mejor que regreses a la tierra de JudáEntonces David se fue de allí, y se metió en el bosque de Jaret.


Saúl elimina a los sacerdotes de Nob

6
Mientras Saúl estaba sentado a la sombra de un tamarisco que había en la colina de Guibeá, se enteró de que David y sus hombres habían sido localizados.
Tenía Saúl su lanza en la mano, y lo rodeaban todos sus oficiales,
7
a quienes les dijo:
—¡Pongan atención, hombres de Benjamín! ¿También ustedes creen que el hijo de Isaí les va a dar tierras y viñedos, y que a todos los va a nombrar jefes de mil y de cien soldados?
8
¡Ahora veo por qué todos ustedes conspiran contra mí, y por qué nadie me informa del pacto que mi hijo ha hecho con el hijo de Isaí! Nadie se ha tomado la molestia de avisarme que mi propio hijo instiga a uno de mis súbditos a que se subleve y me aceche, como en realidad está pasando.
9
Doeg el edomita, que se encontraba entre los oficiales de Saúl, le dijo:
—Yo vi al hijo de Isaí reunirse en Nob con Ajimélec hijo de Ajitob.
10
Ajimélec consultó al Señor por David y le dio provisiones, y hasta le entregó la espada de Goliat.
11
Entonces el rey mandó a llamar al sacerdote Ajimélec hijo de Ajitob, y a todos sus parientes, que eran sacerdotes en Nob.
Cuando llegaron,
12
Saúl le dijo:
Escucha, hijo de Ajitob.
Diga, mi señorrespondió Ajimélec.
13
—¿Por qué tú y el hijo de Isaí conspiran contra mí? —le reclamó Saúl—.
Le diste comida y una espada.
También consultaste a Dios por él para que se subleve y me aceche, como en realidad está pasando.
14
Ajimélec le respondió al rey:
—¿Quién entre todos los oficiales del rey es tan fiel como su yerno David, jefe de la guardia real y respetado en el palacio?
15
¿Es acaso ésta la primera vez que consulto a Dios por él? ¡Claro que no! No debiera el rey acusarnos ni a mí ni a mi familia, pues de este asunto su servidor no sabe absolutamente nada.
16
—¡Te llegó la hora, Ajimélec! —replicó el rey—.
¡Y no sólo a ti sino a toda tu familia!
17
De inmediato el rey ordenó a los guardias que lo acompañaban:
—¡Maten a los sacerdotes del Señor, que ellos también se han puesto de parte de David! Sabían que estaba huyendo, y sin embargo no me lo dijeron.
Pero los oficiales del rey no se atrevieron a levantar la mano en contra de los sacerdotes del Señor.
18
Así que el rey le ordenó a Doeg:
—¡Pues mátalos tú!
Entonces Doeg el edomita se lanzó contra ellos y los mató.
Aquel día mató a ochenta y cinco hombres que tenían puesto el efod de lino.
19
Luego fue a Nob, el pueblo de los sacerdotes, y mató a filo de espada a hombres y mujeres, a niños y recién nacidos, y hasta a los bueyes, asnos y ovejas.
20
Sin embargo, un hijo de Ajimélec, llamado Abiatar, logró escapar y huyó hasta encontrarse con David.
21
Cuando le informó que Saúl había matado a los sacerdotes del Señor,
22
David le respondió:
—Ya desde aquel día, cuando vi a Doeg en Nob, sabía yo que él le avisaría a Saúl.
Yo tengo la culpa de que hayan muerto todos tus parientes.
23
Pero no tengas miedo.
Quédate conmigo, que aquí estarás a salvo.
Quien quiera matarte tendrá que matarme a mí.