Los filisteos capturan el arca

1
La palabra de Samuel llegó a todo el pueblo de Israel.
En aquellos días, los israelitas salieron a enfrentarse con los filisteos y acamparon cerca de Ebenezer.
Los filisteos, que habían acampado en Afec,
2
desplegaron sus tropas para atacar a los israelitas.
Se entabló la batalla, y los filisteos derrotaron a los israelitas, matando en el campo a unos cuatro mil de ellos.
3
Cuando el ejército regresó al campamento, los ancianos de Israel dijeron: «¿Por qué nos ha derrotado hoy el Señor por medio de los filisteos? Traigamos el arca del pacto del Señor, que está en Siló, para que nos acompañe y nos salve del poder de nuestros enemigos
4
Así que enviaron un destacamento a Siló para sacar de allá el arca del pacto del SeñorTodopoderoso, que reina entre los querubines.
Los dos hijos de Elí, Ofni y Finés, estaban a cargo del arca del pacto de Dios.
5
Cuando ésta llegó al campamento, los israelitas empezaron a gritar de tal manera que la tierra temblaba.
6
Los filisteos oyeron el griterío y preguntaron: «¿A qué viene tanto alboroto en el campamento hebreo?» Y al oír que el arca del Señor había llegado al campamento,
7
los filisteos se acobardaron y dijeron: «Dios ha entrado en el campamento.
¡Ay de nosotros, que nunca nos ha pasado algo así!
8
¡Ay de nosotros! ¿Quién nos va a librar de las manos de dioses tan poderosos, que en el desierto hirieron a los egipcios con toda clase de plagas?
9
¡Ánimo, filisteos! Si no quieren llegar a ser esclavos de los hebreos, tal como ellos lo han sido de nosotros, ¡ármense de valor y luchen como hombres
10
Entonces los filisteos se lanzaron al ataque y derrotaron a los israelitas, los cuales huyeron en desbandada.
La matanza fue terrible, pues de los israelitas cayeron treinta mil soldados de infantería.
11
Además, fue capturada el arca de Dios, y murieron Ofni y Finés, los dos hijos de Elí.


Muerte de Elí

12
Un soldado que pertenecía a la tribu de Benjamín salió corriendo del frente de batalla, y ese mismo día llegó a Siló, con la ropa hecha pedazos y la cabeza cubierta de polvo.
13
Allí se encontraba Elí, sentado en su silla y vigilando el camino, pues su corazón le temblaba sólo de pensar en el arca de Dios.
Cuando el soldado entró en el pueblo y contó lo que había sucedido, todos se pusieron a gritar.
14
—¿A qué viene tanto alboroto? —preguntó Elí, al oír el griterío.
El hombre corrió para darle la noticia.
15
(Elí ya tenía noventa y ocho años, y sus ojos ni se movían, de modo que no podía ver.)
16
Vengo del frente de batalla —le dijo a Elí—;
huí de las filas hoy mismo.
—¿Qué pasó, hijo mío? —preguntó Elí.
17
—Los israelitas han huido ante los filisteosrespondió el mensajero—;
el ejército ha sufrido una derrota terrible.
Además, tus dos hijos, Ofni y Finés, han muerto, y el arca de Dios ha sido capturada.
18
Solamente de oír mencionar el arca de Dios, Elí se fue de espaldas, cayéndose de la silla junto a la puerta.
Como era viejo y pesaba mucho, se rompió la nuca y murió.
Durante cuarenta años había dirigido al pueblo de Israel.
19
Su nuera, la esposa de Finés, estaba embarazada y próxima a dar a luz.
Cuando supo que el arca de Dios había sido capturada, y que tanto su suegro como su esposo habían muerto, le vinieron los dolores de parto y tuvo un alumbramiento muy difícil.
20
Al verla agonizante, las parteras que la atendían le dijeron: «Anímate, que has dado a luz un niñoElla no respondió;
ni siquiera les hizo caso.
21
Pero por causa de la captura del arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su esposo, le puso al niño el nombre de Icabod, para indicar que la gloria de Israel había sido desterrada.
22
Exclamó: «¡Se han llevado la gloria de Israel! ¡El arca de Dios ha sido capturada