1
Roboán llegó a Jerusalén y movilizó a las familias de Judá y de Benjamín, ciento ochenta mil guerreros selectos en total, para hacer la guerra contra Israel y así recuperar el reino.
2
Pero la palabra del Señor vino a Semaías, hombre de Dios, y le dio este mensaje:
3
«Diles a Roboán hijo de Salomón, rey de Judá, y a todos los israelitas que están en Judá y en Benjamín,
4
que así dice el Señor: “No vayan a luchar contra sus hermanos.
Regrese cada uno a su casa, porque es mi voluntad que esto haya sucedido.” » Y ellos obedecieron las palabras del Señor y desistieron de marchar contra Jeroboán.


Roboán fortifica las ciudades de Judá

5
Roboán se estableció en Jerusalén y fortificó las siguientes ciudades de Judá:
6
Belén, Etam, Tecoa,
7
Betsur, Soco, Adulán,
8
Gat, Maresá, Zif,
9
Adorayin, Laquis, Azeca,
10
Zora, Ayalón y Hebrón.
Estas ciudades fueron fortificadas en Judá y en Benjamín.
11
Roboán nombró gobernantes, reforzó las fortificaciones, almacenó en ellas víveres, aceite y vino,
12
y las armó a todas con escudos y lanzas.
Así fortificó completamente todas las ciudades y quedó en posesión de Judá y de Benjamín.


Los sacerdotes y los levitas apoyan a Roboán

13
De todas las regiones de Israel llegaron sacerdotes y levitas para unirse a Roboán.
14
Los levitas abandonaron sus campos de pastoreo y demás posesiones para irse a Judá y a Jerusalén, ya que Jeroboán y sus hijos les habían impedido ejercer el sacerdocio del Señor.
15
En su lugar, Jeroboán había nombrado sacerdotes para los santuarios paganos y para el culto a los machos cabríos y a los becerros que había mandado hacer.
16
Tras los levitas se fue gente de todas las tribus de Israel que con todo el corazón buscaba al Señor, Dios de Israel.
Llegaron a Jerusalén para ofrecer sacrificios al Señor, Dios de sus antepasados.
17
Así consolidaron el reino de Judá, y durante tres años apoyaron a Roboán hijo de Salomón y siguieron el buen ejemplo de David y Salomón.


Esposas e hijos de Roboán

18
Roboán se casó con Majalat hija de Jerimot, el hijo de David y de Abijaíl, hija de Eliab y nieta de Isaí.
19
Los hijos que ella le dio fueron Jeús, Semarías y Zaján.
20
Después se casó con Macá hija de Absalón.
Los hijos que ella le dio fueron Abías, Atay, Ziza y Selomit.
21
Roboán amó a Macá hija de Absalón más que a sus otras esposas y concubinas.
En total, tuvo dieciocho esposas y sesenta concubinas, y fue padre de veintiocho hijos y de sesenta hijas.
22
Roboán puso como jefe de sus hermanos a Abías hijo de Macá, pues tenía la intención de hacerlo rey.
23
Y actuó con astucia, pues a sus otros hijos les dio víveres en abundancia, les consiguió muchas esposas y los dispersó por todo el territorio de Judá y de Benjamín y por todas las ciudades fortificadas.