Sisac invade Jerusalén

1
Después de que Roboán consolidó su reino y se afirmó en el trono, él y todo Israel abandonaron la ley del Señor
2
y le fueron infieles.
Por eso en el quinto año del reinado de Roboán, Sisac, rey de Egipto, atacó a Jerusalén.
3
Con mil doscientos carros de combate, sesenta mil jinetes y una innumerable multitud de libios, suquíes y cusitas procedentes de Egipto,
4
Sisac conquistó las ciudades fortificadas de Judá y llegó hasta Jerusalén.
5
Entonces el profeta Semaías se presentó ante Roboán y los jefes de Judá que por miedo a Sisac se habían reunido en Jerusalén, y les dijo:
Así dice el Señor: “Como ustedes me abandonaron, ahora yo también los abandono, para que caigan en manos de Sisac.”
6
Los jefes israelitas y el rey confesaron con humildad:
—¡El Señor es justo!
7
Cuando el Señor vio que se habían humillado, le habló nuevamente a Semaías y le dijo: «Puesto que han mostrado humildad, ya no voy a destruirlos;
dentro de poco tiempo los libraré.
No voy a permitir que Sisac ejecute mi castigo sobre Jerusalén,
8
aunquedejaré que los someta a su dominio, para que aprendan la diferencia que hay entre servirme a mí y servir a los reyes de otros países
9
Sisac, rey de Egipto, atacó a Jerusalén y se llevó los tesoros del templo del Señor y del palacio real.
Se lo llevó todo, aun los escudos de oro que Salomón había hecho.
10
Para reemplazarlos, el rey Roboán mandó hacer escudos de bronce y los puso al cuidado de los jefes de la guardia que custodiaba la entrada del palacio real.
11
Siempre que el rey iba al templo del Señor, los guardias lo acompañaban portando los escudos, pero luego los devolvían a la sala de los centinelas.
12
Por haberse humillado Roboán, y porque aún quedaba algo bueno en Judá, el Señor apartó su ira de él y no lo destruyó por completo,
13
así que el rey Roboán afirmó su trono y continuó reinando en Jerusalén.
Su madre era una amonita llamada Noamá.
Roboán tenía cuarenta y un años cuando ascendió al trono, y reinó diecisiete años en Jerusalén, la ciudad donde, de entre todas las tribus de Israel, el Señor había decidido habitar.
14
Pero Roboán actuó mal, porque no tuvo el firme propósito de buscar al Señor.
15
Los acontecimientos del reinado de Roboán, desde el primero hasta el último, incluyendo las constantes guerras que hubo entre Jeroboán y él, están escritos en las crónicas del profeta Semaías y del vidente Idó.
16
Cuando Roboán murió, fue sepultado en la Ciudad de David.
Y su hijo Abías lo sucedió en el trono.