Pacto de Asá con Ben Adad

1
En el año treinta y seis del reinado de Asá, Basá, rey de Israel, atacó a Judá y fortificó Ramá para aislar totalmente a Asá, rey de Judá.
2
Entonces Asá sacó plata y oro de los tesoros del templo del Señor y del palacio real, y se los envió a Ben Adad, rey de Siria, que gobernaba en Damasco.
También le envió este mensaje:
3
«Hagamos un pacto entre tú y yo, como el que hicieron tu padre y el mío.
Aquí te envío oro y plata.
Anula tu pacto con Basá, rey de Israel, para que se marche de aquí
4
Ben Adad estuvo de acuerdo con el rey Asá y dio a los jefes de su ejército la orden de atacar las ciudades de Israel.
Así conquistaron Iyón, Dan y Abel Mayin, y todos los depósitos que había en las ciudades de Neftalí.
5
Cuando Basá se enteró, suspendió las obras de fortificación de Ramá.
6
Entonces el rey Asá movilizó a todo Judá y se llevó de Ramá las piedras y la madera con que había estado fortificando aquella ciudad, y fortificó más bien Gueba y Mizpa.
7
En esa ocasión el vidente Jananí se presentó ante Asá, rey de Judá, y le dijo: «Por cuanto pusiste tu confianza en el rey de Siria en vez de confiar en el Señor tu Dios, el ejército sirio se te ha escapado de las manos.
8
También los cusitas y los libios formaban un ejército numeroso, y tenían muchos carros de combate y caballos, y sin embargo el Señor los entregó en tus manos, porque en esa ocasiónconfiaste en él.
9
El Señor recorre con su mirada toda la tierra, y está listo para ayudar a quienes le son fieles.
Pero de ahora en adelante tendrás guerras, pues actuaste como un necio
10
Asá se enfureció contra el vidente por lo que éste le dijo, y lo mandó encarcelar.
En ese tiempo, Asá oprimió también a una parte del pueblo.
11
Los hechos de Asá, desde el primero hasta el último, están escritos en el libro de los reyes de Judá e Israel.
12
En el año treinta y nueve de su reinado, Asá se enfermó de los pies;
y aunque su enfermedad era grave, no buscó al Señor, sino que recurrió a los médicos.
13
En el año cuarenta y uno de su reinado, Asá murió y fue sepultado con sus antepasados.
14
Lo sepultaron en la tumba que él había mandado cavar en la Ciudad de David, y lo colocaron sobre un lecho lleno de perfumes y diversas clases de especias aromáticas, muy bien preparadas.
En su honor encendieron una enorme hoguera.