Josías, rey de Judá

1
Josías tenía ocho años cuando ascendió al trono, y reinó en Jerusalén treinta y un años.
2
Josías hizo lo que agrada al Señor, pues siguió el buen ejemplo de su antepasado David;
no se desvió de él en el más mínimo detalle.
3
En el año octavo de su reinado, siendo aún muy joven, Josías comenzó a buscar al Dios de su antepasado David.
En el año duodécimo empezó a purificar a Judá y a Jerusalén, quitando los santuarios paganos, las imágenes de la diosa Aserá, y los ídolos y las imágenes de metal fundido.
4
En su presencia fueron destruidos los altares de los baales y los altares sobre los que se quemaba incienso;
también fueron despedazadas las imágenes para el culto a Aserá, y los ídolos y las imágenes de metal fundido fueron reducidos a polvo, el cual fue esparcido sobre las tumbas de los que les habían ofrecido sacrificios.
5
Quemó sobre los altares los huesos de los sacerdotes, purificando así a Judá y a Jerusalén.
6
Lo mismo hizo en las ciudades de Manasés, Efraín, Simeón y Neftalí, y en sus alrededores.
7
En toda la región de Israel destruyó los altares, redujo a polvo los ídolos y las imágenes de la diosa Aserá, y derribó los altares para quemar incienso.
Luego regresó a Jerusalén.
8
En el año dieciocho de su reinado, después de haber purificado el país y el templo, Josías envió a Safán hijo de Asalías y a Maseías, gobernador de la ciudad, junto con el secretario Joa hijo de Joacaz, a que repararan el templo del Señor su Dios.
9
Éstos se presentaron ante el sumo sacerdote Jilquías y le entregaron el dinero que había sido recaudado en el templo de Dios, y que los levitas porteros habían recibido de los habitantes de Manasés y Efraín, y de todo el resto de Israel, Judá y Benjamín, y de los habitantes de Jerusalén.
10
Luego entregaron el dinero a los que supervisaban la restauración del templo, y éstos se lo dieron a los trabajadores que estaban reparando y restaurando el templo del Señor.
11
También les dieron dinero a los carpinteros y albañiles, a fin de que compraran piedras de cantera y madera para las vigas de los edificios que los reyes de Judá habían dejado deteriorar.
12
Estos hombres realizaban su trabajo con honradez.
Los que estaban al frente de ellos eran los levitas Yajat y Abdías, descendientes de Merari, y Zacarías y Mesulán, descendientes de Coat.
Los levitas, que eran hábiles en tocar instrumentos de música,
13
eran los jefes de los cargadores y de todos los que trabajaban en la obra, fuera cual fuera su tarea.
Entre los levitas había cronistas, oficiales y porteros.


Hallazgo del libro de la ley

14
Al sacar el dinero recaudado en el templo del Señor, el sacerdote Jilquías encontró el libro de la ley del Señor, dada por medio de Moisés.
15
Jilquías le dijo al cronista Safán: «He encontrado el libro de la ley en el templo del SeñorEntonces se lo entregó,
16
y Safán se lo llevó al rey.
Le dijo:
Majestad, sus servidores están haciendo todo cuanto se les ha encargado.
17
Han recogido el dinero que estaba en el templo del Señor, y se lo han entregado a los supervisores y a los trabajadores.
18
En sus funciones de cronista, Safán también informó al rey que el sumo sacerdote Jilquías le había entregado un libro, el cual leyó en presencia del rey.
19
Cuando el rey oyó las palabras de la ley, se rasgó las vestiduras en señal de duelo
20
y dio esta orden a Jilquías, a Ajicán hijo de Safán, a Abdón hijo de Micaías, al cronista Safán y a Asaías, su ministro personal:
21
—Con respecto a lo que dice este libro que se ha encontrado, vayan a consultar al Señor por mí y por el remanente de Israel y de Judá.
Sin duda que la gran ira del Señor se ha derramado contra nosotros porque nuestros antepasados no tuvieron en cuenta su palabra, ni actuaron según lo que está escrito en este libro.
22
Jilquías y los demás comisionados del rey fueron a consultar a la profetisa Huldá, que vivía en el barrio nuevo de Jerusalén.
Huldá era la esposa de Salún, el encargado del vestuario, quien era hijo de Ticvá y nieto de Jarjás.
23
Huldá les contestó: «Así dice el Señor, Dios de Israel: “Díganle al que los ha enviado
24
que yo, el Señor, les advierto: ‘Voy a enviar una desgracia sobre este lugar y sus habitantes, y haré que se cumplan todas las maldiciones que están escritas en el libro que se ha leído ante el rey de Judá.
25
Ellos me han abandonado;
han quemado incienso a otros dioses, y con todos sus ídolos han provocado mi furor.
Por eso arde mi ira contra este lugar, y no se apagará.’
26
Pero al rey de Judá, que los envió para consultarme, díganle que yo, el Señor, Dios de Israel, digo en cuanto a las palabras que él ha oído:
27
Como te has conmovido y humillado ante mí al escuchar lo que he anunciado contra este lugar y sus habitantes, y te has rasgado las vestiduras y has llorado en mi presencia, yo te he escuchado.
Yo, el Señor, lo afirmo.
28
Por lo tanto, te reuniré con tus antepasados, y serás sepultado en paz.
Tus ojos no verán la desgracia que voy a enviar sobre este lugar y sobre sus habitantes.’” »
Así que ellos regresaron para informar al rey.


Renovación del pacto

29
Entonces el rey mandó convocar a todos los ancianos de Judá y Jerusalén.
30
Acompañado de todos los habitantes de Judá y de Jerusalén, de los sacerdotes, de los levitas y, en fin, de la nación entera, desde el más grande hasta el más pequeño, el rey subió al templo del Señor y, en presencia de ellos, leyó todo lo que dice el libro del pacto que fue hallado en el templo del Señor.
31
Después se puso de pie, junto a la columna del rey, y ante el Señor renovó el pacto.
Se comprometió a seguir al Señor y a poner en práctica, de todo corazón y con toda el alma, sus mandamientos, preceptos y decretos, cumpliendo así las palabras del pacto escritas en este libro.
32
Después hizo que todos los que se encontraban en Jerusalén y en Benjamín confirmaran el pacto.
Y así los habitantes de Jerusalén actuaron según el pacto del Dios de sus antepasados.
33
Josías suprimió todas las costumbres detestables que había en todo el territorio de los israelitas, e hizo que todos los que se hallaban en Israel adoraran al Señor su Dios.
Mientras Josías vivió, no abandonaron al Señor, Dios de sus antepasados.