Dedicación del templo

1
Cuando Salomón terminó de orar, descendió fuego del cielo y consumió el holocausto y los sacrificios, y la gloria del Señor llenó el templo.
2
Tan lleno de su gloria estaba el templo, que los sacerdotes no podían entrar en él.
3
Al ver los israelitas que el fuego descendía y que la gloria del Señor se posaba sobre el templo, cayeron de rodillas y, postrándose rostro en tierra, alabaron al Señor diciendo: «El es bueno;
su gran amor perdura para siempre
4
Entonces el rey y todo el pueblo ofrecieron sacrificios en presencia del Señor.
5
El rey Salomón ofreció veintidós mil bueyes y ciento veinte mil ovejas.
Así fue como el rey y todo el pueblo dedicaron el templo de Dios.
6
Los sacerdotes estaban de pie en sus puestos.
Los levitas tocaban los instrumentos musicales que el rey David había hecho para alabar al Señor, y con los cuales cantaba: «Su gran amor perdura para siempre.» Los sacerdotes tocaban las trompetas frente a los levitas, y todo Israel permanecía de pie.
7
Salomón también consagró la parte central del atrio, que está frente al templo del Señor, y allí presentó los holocaustos y la grasa de los sacrificios de comunión, ya que en el altar de bronce que hizo Salomón no había espacio para los holocaustos, la grasa y las ofrendas de cereales.
8
En aquella ocasión Salomón y todo Israel celebraron la fiesta durante siete días.
Era una inmensa asamblea que había acudido de todo lugar, desde Lebó Jamat hasta el río de Egipto.
9
Al octavo día tuvieron una asamblea solemne, porque habían celebrado la consagración del altar durante siete días, y la fiesta durante siete días más.
10
El día veintitrés del mes séptimo, Salomón envió al pueblo a sus casas, y ellos regresaron contentos y llenos de alegría por el bien que el Señor había hecho en favor de David, de Salomón y de su pueblo Israel.


Pacto de Dios con Salomón

11
Cuando Salomón terminó el templo del Señor y el palacio real, llevando a feliz término todo lo que se había propuesto hacer en ellos,
12
el Señor se le apareció una noche y le dijo:
«He escuchado tu oración, y he escogido este templo para que en él se me ofrezcan sacrificios.
13
Cuando yo cierre los cielos para que no llueva, o le ordene a la langosta que devore la tierra, o envíe pestes sobre mi pueblo,
14
si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.
15
Mantendré abiertos mis ojos, y atentos mis oídos a las oraciones que se eleven en este lugar.
16
Desde ahora y para siempre escojo y consagro este templo para habitar en él.
Mis ojos y mi corazón siempre estarán allí.
17
»En cuanto a ti, si me sigues como lo hizo tu padre David, y me obedeces en todo lo que yo te ordene y cumples mis decretos y leyes,
18
yo afirmaré tu trono real, como pacté con tu padre David cuando le dije: “Nunca te faltará un descendiente en el trono de Israel.”
19
»Pero si ustedes me abandonan, y desobedecen los decretos y mandamientos que les he dado, y se apartan de mí para servir y adorar a otros dioses,
20
los desarraigaré de la tierra que les he dado y repudiaré este templo que he consagrado en mi honor.
Entonces los convertiré en el hazmerreír de todos los pueblos.
21
Y aunque ahora este templo es imponente, llegará el día en que todo el que pase frente a él quedará asombrado y preguntará: “¿Por qué el Señor ha tratado así a este país y a este templo?”
22
Y le responderán: “Porque abandonaron al Señor, Dios de sus antepasados, que los sacó de Egipto, y se echaron en los brazos de otros dioses, a los cuales adoraron y sirvieron.
Por eso el Señor ha dejado que les sobrevenga tanto desastre.” »