Pablo y los falsos apóstoles

1
¡Ojalá me aguanten unas cuantas tonterías! ¡Sí, aguántenmelas!
2
El celo que siento por ustedes proviene de Dios, pues los tengo prometidos a un solo esposo, que es Cristo, para presentárselos como una virgen pura.
3
Pero me temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, los pensamientos de ustedes sean desviados de un compromiso puro y sincero con Cristo.
4
Si alguien llega a ustedes predicando a un Jesús diferente del que les hemos predicado nosotros, o si reciben un espíritu o un evangelio diferentes de los que ya recibieron, a ése lo aguantan con facilidad.
5
Pero considero que en nada soy inferior a esos «superapóstoles».
6
Quizás yo sea un mal orador, pero tengo conocimiento.
Esto se lo hemos demostrado a ustedes de una y mil maneras.
7
¿Es que cometí un pecado al humillarme yo para enaltecerlos a ustedes, predicándoles el evangelio de Dios gratuitamente?
8
De hecho, despojé a otras iglesias al recibir de ellas ayuda para servirles a ustedes.
9
Cuando estuve entre ustedes y necesité algo, no fui una carga para nadie, ya que los hermanos que llegaron de Macedonia suplieron mis necesidades.
He evitado serles una carga en cualquier sentido, y seguiré evitándolo.
10
Es tan cierto que la verdad de Cristo está en mí, como lo es que nadie en las regiones de Acaya podrá privarme de este motivo de orgullo.
11
¿Por qué? ¿Porque no los amo? ¡Dios sabe que sí!
12
Pero seguiré haciendo lo que hago, a fin de quitar todo pretexto a aquellos que, buscando una oportunidad para hacerse iguales a nosotros, se jactan de lo que hacen.
13
Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.
14
Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz.
15
Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia.
Su fin corresponderá con lo que merecen sus acciones.


Los sufrimientos de Pablo

16
Lo repito: Que nadie me tenga por insensato.
Pero aun cuando así me consideren, de todos modos recíbanme, para poder jactarme un poco.
17
Al jactarme tan confiadamente, no hablo como quisiera el Señor sino con insensatez.
18
Ya que muchos se ufanan como lo hace el mundo, yo también lo haré.
19
Por ser tan sensatos, ustedes de buena gana aguantan a los insensatos.
20
Aguantan incluso a cualquiera que los esclaviza, o los explota, o se aprovecha de ustedes, o se comporta con altanería, o les da de bofetadas.
21
¡Para vergüenza mía, confieso que hemos sido demasiado débiles!
Si alguien se atreve a dárselas de algo, también yo me atrevo a hacerlo;
lo digo como un insensato.
22
¿Son ellos hebreos? Pues yo también.
¿Son israelitas? También yo lo soy.
¿Son descendientes de Abraham? Yo también.
23
¿Son servidores de Cristo? ¡Qué locura! Yo lo soy más que ellos.
He trabajado más arduamente, he sido encarcelado más veces, he recibido los azotes más severos, he estado en peligro de muerte repetidas veces.
24
Cinco veces recibí de los judíos los treinta y nueve azotes.
25
Tres veces me golpearon con varas, una vez me apedrearon, tres veces naufragué, y pasé un día y una noche como náufrago en alta mar.
26
Mi vida ha sido un continuo ir y venir de un sitio a otro;
en peligros de ríos, peligros de bandidos, peligros de parte de mis compatriotas, peligros a manos de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el campo, peligros en el mar y peligros de parte de falsos hermanos.
27
He pasado muchos trabajos y fatigas, y muchas veces me he quedado sin dormir;
he sufrido hambre y sed, y muchas veces me he quedado en ayunas;
he sufrido frío y desnudez.
28
Y como si fuera poco, cada día pesa sobre mí la preocupación por todas las iglesias.
29
¿Cuando alguien se siente débil, no comparto yo su debilidad? ¿Y cuando a alguien se le hace tropezar, no ardo yo de indignación?
30
Si me veo obligado a jactarme, me jactaré de mi debilidad.
31
El Dios y Padre del Señor Jesús (¡sea por siempre alabado!) sabe que no miento.
32
En Damasco, el gobernador bajo el rey Aretas mandó que se vigilara la ciudad de los damascenos con el fin de arrestarme;
33
pero me bajaron en un canasto por una ventana de la muralla, y así escapé de las manos del gobernador.