1
Además, Ajitofel le propuso a Absalón lo siguiente:
—Yo escogería doce mil soldados, y esta misma noche saldría en busca de David.
2
Como él debe de estar cansado y sin ánimo, lo atacaría, le haría sentir mucho miedo y pondría en fuga al resto de la gente que está con él.
Pero mataría solamente al rey,
3
y los demás se los traería a Su Majestad.
La muerte del hombre que usted busca dará por resultado el regreso de los otros, y todo el pueblo quedará en paz.
4
La propuesta le pareció acertada a Absalón, lo mismo que a todos los ancianos de Israel,
5
pero Absalón dijo:
Llamemos también a Husay el arquita, para ver cuál es su opinión.
6
Cuando Husay llegó, Absalón le preguntó:
—¿Debemos adoptar el plan que Ajitofel nos ha propuesto? Si no, ¿qué propones tú?
7
Esta vez el plan de Ajitofel no es buenorespondió Husay—.
8
Usted conoce bien a su padre David y a sus soldados: son valientes, y deben estar furiosos como una osa salvaje a la que le han robado su cría.
Además, su padre tiene mucha experiencia como hombre de guerra y no ha de pasar la noche con las tropas.
9
Ya debe de estar escondido en alguna cueva o en otro lugar.
Si él ataca primero, cualquiera que se entere dirá: “Ha habido una matanza entre las tropas de Absalón.”
10
Entonces aun los soldados más valientes, que son tan bravos como un león, se van a acobardar, pues todos los israelitas saben que David, su padre, es un gran soldado y cuenta con hombres muy valientes.
11
»El plan que yo propongo es el siguiente: Convoque Su Majestad a todos los israelitas que hay, desde Dan hasta Berseba.
Son tan numerosos como la arena a la orilla del mar, y Su Majestad mismo debe dirigirlos en la batalla.
12
Atacaremos a David, no importa dónde se encuentre;
caeremos sobre él como el rocío que cae sobre la tierra.
No quedarán vivos ni él ni ninguno de sus soldados.
13
Y si llega a refugiarse en algún pueblo, todos los israelitas llevaremos sogas a ese lugar, y juntos arrastraremos a ese pueblo hasta el arroyo, de modo que no quede allí ni una piedra.
14
Absalón y todos los israelitas dijeron:
—El plan de Husay el arquita es mejor que el de Ajitofel.
Esto sucedió porque el Señor había determinado hacer fracasar el consejo de Ajitofel, aunque era el más acertado, y de ese modo llevar a Absalón a la ruina.
15
Entonces Husay les dijo a los sacerdotes Sadoc y Abiatar:
Ajitofel les propuso tal y tal plan a Absalón y a los ancianos de Israel, pero yo les propuse este otro.
16
Dense prisa y mándenle este mensaje a David: “No pase Su Majestad la noche en los llanos del desierto;
más bien, cruce de inmediato al otro lado, no vaya a ser que Su Majestad y quienes lo acompañan sean aniquilados.”
17
Jonatán y Ajimaz se habían quedado en Enroguel.
Como no se podían arriesgar a que los vieran entrar en la ciudad, una criada estaba encargada de darles la información para que ellos se la pasaran al rey David.
18
Sin embargo, un joven los vio y se lo hizo saber a Absalón, así que ellos se fueron de allí en seguida.
Cuando llegaron a la casa de cierto hombre en Bajurín, se metieron en un pozo que él tenía en el patio.
19
La esposa de aquel hombre cubrió el pozo y esparció trigo sobre la tapa.
De esto nadie se enteró.
20
Al pasar los soldados de Absalón por la casa, le preguntaron a la mujer:
—¿Dónde están Jonatán y Ajimaz?
Cruzaron el ríorespondió ella.
Los soldados salieron en busca de ellos, pero como no pudieron encontrarlos, regresaron a Jerusalén.
21
Después de que los soldados se fueron, Jonatán y Ajimaz salieron del pozo y se dirigieron adonde estaba David para ponerlo sobre aviso.
Le dijeron:
Crucen el río a toda prisa, pues Ajitofel ha aconsejado que los ataquen.
22
Por tanto, David y quienes lo acompañaban se fueron y cruzaron el Jordán antes de que amaneciera.
Todos sin excepción lo cruzaron.
23
Ajitofel, por su parte, al ver que Absalón no había seguido su consejo, aparejó el asno y se fue a su pueblo.
Cuando llegó a su casa, luego de arreglar sus asuntos, fue y se ahorcó.
Así murió, y fue enterrado en la tumba de su padre.
24
David se dirigió a Majanayin, y Absalón lo siguió, cruzando el Jordán con todos los israelitas.
25
Ahora bien, en lugar de Joab, Absalón había nombrado general de su ejército a Amasá, que era hijo de un hombre llamado Itrá, el cual era ismaelita y se había casado con Abigaíl, hija de Najás y hermana de Sarvia, la madre de Joab.
26
Los israelitas que estaban con Absalón acamparon en el territorio de Galaad.
27
Cuando David llegó a Majanayin, allí estaban Sobí hijo de Najás, oriundo de Rabá, ciudad amonita;
Maquir hijo de Amiel, que era de Lo Debar;
y Barzilay el galaadita, habitante de Roguelín.
28
Éstos habían llevado camas, vasijas y ollas de barro, y también trigo, cebada, harina, grano tostado, habas, lentejas,
29
miel, cuajada, queso de vaca y ovejas.
Les ofrecieron esos alimentos a David y a su comitiva para que se los comieran, pues pensaban que en el desierto esta gente habría pasado hambre y sed, y estaría muy cansada.