1
Así que tú, hijo mío, fortalécete por la gracia que tenemos en Cristo Jesús.
2
Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros.
3
Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús.
4
Ningún soldado que quiera agradar a su superior se enreda en cuestiones civiles.
5
Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor si no compite según el reglamento.
6
El labrador que trabaja duro tiene derecho a recibir primero parte de la cosecha.
7
Reflexiona en lo que te digo, y el Señor te dará una mayor comprensión de todo esto.
8
No dejes de recordar a Jesucristo, descendiente de David, levantado de entre los muertos.
Este es mi evangelio,
9
por el que sufro al extremo de llevar cadenas como un criminal.
Pero la palabra de Dios no está encadenada.
10
Así que todo lo soporto por el bien de los elegidos, para que también ellos alcancen la gloriosa y eterna salvación que tenemos en Cristo Jesús.
11
Este mensaje es digno de crédito:
Si morimos con él,
también viviremos con él;
12
si resistimos,
también reinaremos con él.
Si lo negamos,
también él nos negará;
13
si somos infieles,
él sigue siendo fiel,
ya que no puede negarse a sí mismo.


Un obrero aprobado por Dios

14
No dejes de recordarles esto.
Adviérteles delante de Dios que eviten las discusiones inútiles, pues no sirven nada más que para destruir a los oyentes.
15
Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse y que interpreta rectamente la palabra de verdad.
16
Evita las palabrerías profanas, porque los que se dan a ellas se alejan cada vez más de la vida piadosa,
17
y sus enseñanzas se extienden como gangrena.
Entre ellos están Himeneo y Fileto,
18
que se han desviado de la verdad.
Andan diciendo que la resurrección ya tuvo lugar, y así trastornan la fe de algunos.
19
A pesar de todo, el fundamento de Dios es sólido y se mantiene firme, pues está sellado con esta inscripción: «El Señor conoce a los suyos», y esta otra: «Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor».
20
En una casa grande no sólo hay vasos de oro y de plata sino también de madera y de barro, unos para los usos más nobles y otros para los usos más bajos.
21
Si alguien se mantiene limpio, llegará a ser un vaso noble, santificado, útil para el Señor y preparado para toda obra buena.
22
Huye de las malas pasiones de la juventud, y esmérate en seguir la justicia, la fe, el amor y la paz, junto con los que invocan al Señor con un corazón limpio.
23
No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido, pues ya sabes que terminan en pleitos.
24
Y un siervo del Señor no debe andar peleando;
más bien, debe ser amable con todos, capaz de enseñar y no propenso a irritarse.
25
Así, humildemente, debe corregir a los adversarios, con la esperanza de que Dios les conceda el arrepentimiento para conocer la verdad,
26
de modo que se despierten y escapen de la trampa en que el diablo los tiene cautivos, sumisos a su voluntad.