En Iconio

1
En Iconio, Pablo y Bernabé entraron, como de costumbre, en la sinagoga judía y hablaron de tal manera que creyó una multitud de judíos y de griegos.
2
Pero los judíos incrédulos incitaron a los gentiles y les amargaron el ánimo contra los hermanos.
3
En todo caso, Pablo y Bernabé pasaron allí bastante tiempo, hablando valientemente en el nombre del Señor, quien confirmaba el mensaje de su gracia, haciendo señales y prodigios por medio de ellos.
4
La gente de la ciudad estaba dividida: unos estaban de parte de los judíos, y otros de parte de los apóstoles.
5
Hubo un complot tanto de los gentiles como de los judíos, apoyados por sus dirigentes, para maltratarlos y apedrearlos.
6
Al darse cuenta de esto, los apóstoles huyeron a Listra y a Derbe, ciudades de Licaonia, y a sus alrededores,
7
donde siguieron anunciando las buenas nuevas.


En Listra y Derbe

8
En Listra vivía un hombre lisiado de nacimiento, que no podía mover las piernas y nunca había caminado.
Estaba sentado,
9
escuchando a Pablo, quien al reparar en él y ver que tenía fe para ser sanado,
10
le ordenó con voz fuerte:
—¡Ponte en pie y enderézate!
El hombre dio un salto y empezó a caminar.
11
Al ver lo que Pablo había hecho, la gente comenzó a gritar en el idioma de Licaonia:
—¡Los dioses han tomado forma humana y han venido a visitarnos!
12
A Bernabé lo llamaban Zeus, y a Pablo, Hermes, porque era el que dirigía la palabra.
13
El sacerdote de Zeus, el dios cuyo templo estaba a las afueras de la ciudad, llevó toros y guirnaldas a las puertas y, con toda la multitud, quería ofrecerles sacrificios.
14
Al enterarse de esto los apóstoles Bernabé y Pablo, se rasgaron las vestiduras y se lanzaron por entre la multitud, gritando:
15
Señores, ¿por qué hacen esto? Nosotros también somos hombres mortales como ustedes.
Las buenas nuevas que les anunciamos es que dejen estas cosas sin valor y se vuelvan al Dios viviente, que hizo el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos.
16
En épocas pasadas él permitió que todas las naciones siguieran su propio camino.
17
Sin embargo, no ha dejado de dar testimonio de sí mismo haciendo el bien, dándoles lluvias del cielo y estaciones fructíferas, proporcionándoles comida y alegría de corazón.
18
A pesar de todo lo que dijeron, a duras penas evitaron que la multitud les ofreciera sacrificios.
19
En eso llegaron de Antioquía y de Iconio unos judíos que hicieron cambiar de parecer a la multitud.
Apedrearon a Pablo y lo arrastraron fuera de la ciudad, creyendo que estaba muerto.
20
Pero cuando lo rodearon los discípulos, él se levantó y volvió a entrar en la ciudad.
Al día siguiente, partió para Derbe en compañía de Bernabé.


El regreso a Antioquía de Siria

21
Después de anunciar las buenas nuevas en aquella ciudad y de hacer muchos discípulos, Pablo y Bernabé regresaron a Listra, a Iconio y a Antioquía,
22
fortaleciendo a los discípulos y animándolos a perseverar en la fe.
«Es necesario pasar por muchas dificultades para entrar en el reino de Dios», les decían.
23
En cada iglesia nombraron ancianos y, con oración y ayuno, los encomendaron al Señor, en quien habían creído.
24
Atravesando Pisidia, llegaron a Panfilia,
25
y cuando terminaron de predicar la palabra en Perge, bajaron a Atalía.
26
De Atalía navegaron a Antioquía, donde se los había encomendado a la gracia de Dios para la obra que ya habían realizado.
27
Cuando llegaron, reunieron a la iglesia e informaron de todo lo que Dios había hecho por medio de ellos, y de cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles.
28
Y se quedaron allí mucho tiempo con los discípulos.