En Corinto

1
Después de esto, Pablo se marchó de Atenas y se fue a Corinto.
2
Allí se encontró con un judío llamado Aquila, natural del Ponto, y con su esposa Priscila.
Hacía poco habían llegado de Italia, porque Claudio había mandado que todos los judíos fueran expulsados de Roma.
Pablo fue a verlos
3
y, como hacía tiendas de campaña al igual que ellos, se quedó para que trabajaran juntos.
4
Todos los sábados discutía en la sinagoga, tratando de persuadir a judíos y a griegos.
5
Cuando Silas y Timoteo llegaron de Macedonia, Pablo se dedicó exclusivamente a la predicación, testificándoles a los judíos que Jesús era el Mesías.
6
Pero cuando los judíos se opusieron a Pablo y lo insultaron, éste se sacudió la ropa en señal de protesta y les dijo: «¡Caiga la sangre de ustedes sobre su propia cabeza! Estoy libre de responsabilidad.
De ahora en adelante me dirigiré a los gentiles
7
Entonces Pablo salió de la sinagoga y se fue a la casa de un tal Ticio Justo, que adoraba a Dios y que vivía al lado de la sinagoga.
8
Crispo, el jefe de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia.
También creyeron y fueron bautizados muchos de los corintios que oyeron a Pablo.
9
Una noche el Señor le dijo a Pablo en una visión: «No tengas miedo;
sigue hablando y no te calles,
10
pues estoy contigo.
Aunque te ataquen, no voy a dejar que nadie te haga daño, porque tengo mucha gente en esta ciudad
11
Así que Pablo se quedó allí un año y medio, enseñando entre el pueblo la palabra de Dios.
12
Mientras Galión era gobernador de Acaya, los judíos a una atacaron a Pablo y lo condujeron al tribunal.
13
Este hombredenunciaron ellosanda persuadiendo a la gente a adorar a Dios de una manera que va en contra de nuestra ley.
14
Pablo ya iba a hablar cuando Galión les dijo:
—Si ustedes los judíos estuvieran entablando una demanda sobre algún delito o algún crimen grave, sería razonable que los escuchara.
15
Pero como se trata de cuestiones de palabras, de nombres y de su propia ley, arréglense entre ustedes.
No quiero ser juez de tales cosas.
16
Así que mandó que los expulsaran del tribunal.
17
Entonces se abalanzaron todos sobre Sóstenes, el jefe de la sinagoga, y lo golpearon delante del tribunal.
Pero Galión no le dio ninguna importancia al asunto.


Priscila, Aquila y Apolos

18
Pablo permaneció en Corinto algún tiempo más.
Después se despidió de los hermanos y emprendió el viaje rumbo a Siria, acompañado de Priscila y Aquila.
En Cencreas, antes de embarcarse, se hizo rapar la cabeza a causa de un voto que había hecho.
19
Al llegar a Éfeso, Pablo se separó de sus acompañantes y entró en la sinagoga, donde se puso a discutir con los judíos.
20
Éstos le pidieron que se quedara más tiempo con ellos.
Él no accedió,
21
pero al despedirse les prometió: «Ya volveré, si Dios quiere.» Y zarpó de Éfeso.
22
Cuando desembarcó en Cesarea, subió a Jerusalén a saludar a la iglesia y luego bajó a Antioquía.
23
Después de pasar algún tiempo allí, Pablo se fue a visitar una por una las congregaciones de Galacia y Frigia, animando a todos los discípulos.
24
Por aquel entonces llegó a Éfeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría.
Era un hombre ilustrado y convincente en el uso de las Escrituras.
25
Había sido instruido en el camino del Señor, y con gran fervor hablaba y enseñaba con la mayor exactitud acerca de Jesús, aunque conocía sólo el bautismo de Juan.
26
Comenzó a hablar valientemente en la sinagoga.
Al oírlo Priscila y Aquila, lo tomaron a su cargo y le explicaron con mayor precisión el camino de Dios.
27
Como Apolos quería pasar a Acaya, los hermanos lo animaron y les escribieron a los discípulos de allá para que lo recibieran.
Cuando llegó, ayudó mucho a quienes por la gracia habían creído,
28
pues refutaba vigorosamente en público a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús es el Mesías.