1
Y Saulo estaba allí, aprobando la muerte de Esteban.


La iglesia perseguida y dispersa

Aquel día se desató una gran persecución contra la iglesia en Jerusalén, y todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria.
2
Unos hombres piadosos sepultaron a Esteban e hicieron gran duelo por él.
3
Saulo, por su parte, causaba estragos en la iglesia: entrando de casa en casa, arrastraba a hombres y mujeres y los metía en la cárcel.


Felipe en Samaria

4
Los que se habían dispersado predicaban la palabra por dondequiera que iban.
5
Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les anunciaba al Mesías.
6
Al oír a Felipe y ver las señales milagrosas que realizaba, mucha gente se reunía y todos prestaban atención a su mensaje.
7
De muchos endemoniados los espíritus malignos salían dando alaridos, y un gran número de paralíticos y cojos quedaban sanos.
8
Y aquella ciudad se llenó de alegría.


Simón el hechicero

9
Ya desde antes había en esa ciudad un hombre llamado Simón que, jactándose de ser un gran personaje, practicaba la hechicería y asombraba a la gente de Samaria.
10
Todos, desde el más pequeño hasta el más grande, le prestaban atención y exclamaban: «¡Este hombre es al que llaman el Gran Poder de Dios
11
Lo seguían porque por mucho tiempo los había tenido deslumbrados con sus artes mágicas.
12
Pero cuando creyeron a Felipe, que les anunciaba las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre de Jesucristo, tanto hombres como mujeres se bautizaron.
13
Simón mismo creyó y, después de bautizarse, seguía a Felipe por todas partes, asombrado de los grandes milagros y señales que veía.
14
Cuando los apóstoles que estaban en Jerusalén se enteraron de que los samaritanos habían aceptado la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.
15
Éstos, al llegar, oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo,
16
porque el Espíritu aún no había descendido sobre ninguno de ellos;
solamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.
17
Entonces Pedro y Juan les impusieron las manos, y ellos recibieron el Espíritu Santo.
18
Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu Santo, les ofreció dinero
19
y les pidió:
Denme también a mí ese poder, para que todos a quienes yo les imponga las manos reciban el Espíritu Santo.
20
—¡Que tu dinero perezca contigo —le contestó Pedro—, porque intentaste comprar el don de Dios con dinero!
21
No tienes arte ni parte en este asunto, porque no eres íntegro delante de Dios.
22
Por eso, arrepiéntete de tu maldad y ruega al Señor.
Tal vez te perdone el haber tenido esa mala intención.
23
Veo que vas camino a la amargura y a la esclavitud del pecado.
24
Rueguen al Señor por mí —respondió Simón—, para que no me suceda nada de lo que han dicho.
25
Después de testificar y proclamar la palabra del Señor, Pedro y Juan se pusieron en camino de vuelta a Jerusalén, y de paso predicaron el evangelio en muchas poblaciones de los samaritanos.


Felipe y el etíope

26
Un ángel del Señor le dijo a Felipe: «Ponte en marcha hacia el sur, por el camino del desierto que baja de Jerusalén a Gaza
27
Felipe emprendió el viaje, y resulta que se encontró con un etíope eunuco, alto funcionario encargado de todo el tesoro de la Candace, reina de los etíopes.
Éste había ido a Jerusalén para adorar
28
y, en el viaje de regreso a su país, iba sentado en su carro, leyendo el libro del profeta Isaías.
29
El Espíritu le dijo a Felipe: «Acércate y júntate a ese carro
30
Felipe se acercó de prisa al carro y, al oír que el hombre leía al profeta Isaías, le preguntó:
—¿Acaso entiende usted lo que está leyendo?
31
—¿Y cómo voy a entenderlocontestó— si nadie me lo explica?
Así que invitó a Felipe a subir y sentarse con él.
32
El pasaje de la Escritura que estaba leyendo era el siguiente:
«Como oveja, fue llevado al matadero;
y como cordero que enmudece ante su trasquilador,
ni siquiera abrió su boca.
33
Lo humillaron y no le hicieron justicia.
¿Quién describirá su descendencia?
Porque su vida fue arrancada de la tierra
34
Dígame usted, por favor, ¿de quién habla aquí el profeta, de sí mismo o de algún otro? —le preguntó el eunuco a Felipe.
35
Entonces Felipe, comenzando con ese mismo pasaje de la Escritura, le anunció las buenas nuevas acerca de Jesús.
36
Mientras iban por el camino, llegaron a un lugar donde había agua, y dijo el eunuco:
Mire usted, aquí hay agua.
¿Qué impide que yo sea bautizado?
37
38
Entonces mandó parar el carro, y ambos bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.
39
Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor se llevó de repente a Felipe.
El eunuco no volvió a verlo, pero siguió alegre su camino.
40
En cuanto a Felipe, apareció en Azoto, y se fue predicando el evangelio en todos los pueblos hasta que llegó a Cesarea.