Normas para una vida santa

1
Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios.
2
Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra,
3
pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios.
4
Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.
5
Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría.
6
Por estas cosas viene el castigo de Dios.
7
Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas.
8
Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.
9
Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios,
10
y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador.
11
En esta nueva naturaleza no hay griego ni judío, circunciso ni incircunciso, culto ni inculto, esclavo ni libre, sino que Cristo es todo y está en todos.
12
Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia,
13
de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro.
Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes.
14
Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto.
15
Que gobierne en sus corazones la paz de Cristo, a la cual fueron llamados en un solo cuerpo.
Y sean agradecidos.
16
Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría;
canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón.
17
Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él.


Normas para la familia cristiana

18
Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor.
19
Esposos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas.
20
Hijos, obedezcan a sus padres en todo, porque esto agrada al Señor.
21
Padres, no exasperen a sus hijos, no sea que se desanimen.
22
Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando ellos los estén mirando, como si ustedes quisieran ganarse el favor humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor.
23
Hagan lo que hagan, trabajen de buena gana, como para el Señor y no como para nadie en este mundo,
24
conscientes de que el Señor los recompensará con la herencia.
Ustedes sirven a Cristo el Señor.
25
El que hace el mal pagará por su propia maldad, y en esto no hay favoritismos.