Daniel en Babilonia

1
En el año tercero del reinado del rey Joacim de Judá, el rey Nabucodonosor de Babilonia vino a Jerusalén y la sitió.
2
El Señor permitió que Joacim cayera en manos de Nabucodonosor.
Junto con él, cayeron en sus manos algunos de los utensilios del templo de Dios, los cuales Nabucodonosor se llevó a Babilonia y puso en el tesoro del templo de sus dioses.
3
Además, el rey le ordenó a Aspenaz, jefe de los oficiales de su corte, que llevara a su presencia a algunos de los israelitas pertenecientes a la familia real y a la nobleza.
4
Debían ser jóvenes apuestos y sin ningún defecto físico, que tuvieran aptitudes para aprender de todo y que actuaran con sensatez;
jóvenes sabios y aptos para el servicio en el palacio real, a los cuales Aspenaz debía enseñarles la lengua y la literatura de los babilonios.
5
El rey les asignó raciones diarias de la comida y del vino que se servía en la mesa real.
Su preparación habría de durar tres años, después de lo cual entrarían al servicio del rey.
6
Entre estos jóvenes se encontraban Daniel, Ananías, Misael y Azarías, que eran de Judá,
7
y a los cuales el jefe de oficiales les cambió el nombre: a Daniel lo llamó Beltsasar;
a Ananías, Sadrac;
a Misael, Mesac;
y a Azarías, Abednego.
8
Pero Daniel se propuso no contaminarse con la comida y el vino del rey, así que le pidió al jefe de oficiales que no lo obligara a contaminarse.
9
Y aunque Dios había hecho que Daniel se ganara el afecto y la simpatía del jefe de oficiales,
10
éste se vio obligado a responderle a Daniel: «Tengo miedo de mi señor el rey, pues fue él quien te asignó la comida y el vino.
Si el rey llega a verte más flaco y demacrado que los otros jóvenes de tu edad, por culpa tuya me cortará la cabeza
11
El jefe de oficiales le ordenó a un guardia atender a Daniel, Ananías, Misael y Azarías.
Por su parte, Daniel habló con ese guardia y le dijo:
12
«Por favor, haz con tus siervos una prueba de diez días.
Danos de comer sólo verduras, y de beber sólo agua.
13
Pasado ese tiempo, compara nuestro semblante con el de los jóvenes que se alimentan con la comida real, y procede de acuerdo con lo que veas en nosotros
14
El guardia aceptó la propuesta, y los sometió a una prueba de diez días.
15
Al cumplirse el plazo, estos jóvenes se veían más sanos y mejor alimentados que cualquiera de los que participaban de la comida real.
16
Así que el guardia les retiró la comida y el vino del rey, y en su lugar siguió alimentándolos con verduras.
17
A estos cuatro jóvenes Dios los dotó de sabiduría e inteligencia para entender toda clase de literatura y ciencia.
Además, Daniel podía entender toda visión y todo sueño.
18
Cumplido el plazo fijado por el rey Nabucodonosor, y conforme a sus instrucciones, el jefe de oficiales los llevó ante su presencia.
19
Luego de hablar el rey con Daniel, Ananías, Misael y Azarías, no encontró a nadie que los igualara, de modo que los cuatro entraron a su servicio.
20
El rey los interrogó, y en todos los temas que requerían de sabiduría y discernimiento los halló diez veces más inteligentes que todos los magos y hechiceros de su reino.
21
Fue así como Daniel se quedó en Babilonia hasta el primer año del rey Ciro.